Definición ABC » Social » Deber

+

Definición de Deber



La palabra deber es utilizada para designar a todo aquello que es considerado una obligación y que muchas veces deja de tener que ver con el deseo que una persona pueda tener si no que tiene que ver con lo que es considerado apropiado a adecuado. El término deber suele relacionarse con la ética y la moral ya que hace referencia a acciones o formas de comportarse que han sido socialmente establecidas y consensuadas como apropiadas o correctas para determinadas situaciones, acciones sin las cuales la sociedad podría en algún sentido perder su orden o su armonía. Sin embargo, el deber no tiene un sentido tan forzoso como el que sí tiene la palabra obligación, por ejemplo. En este sentido, el deber es algo que corresponde ser hecho pero que una persona puede dejar de hacer si no tiene mayor preocupación por la moral o la ética. La obligación, en algunos casos, puede denotar una situación forzosa en la cual la persona no puede elegir por más que esté de acuerdo o no con ella (por ejemplo, cuando hablamos de esclavitud).

En términos sociales, la idea de deber aparece justamente como uno de los medios que una comunidad tiene para ordenarse. Así, es un deber por ejemplo asistir a la escuela, es un deber pagar los impuestos, es un deber cruzar la calle cuando es permitido y no cuando uno quiere, es un deber cumplir con las leyes, es un deber ser responsable con los hijos. Estos y otros deberes tienen mayor o menor relevancia en cuanto hacen a cuestiones como la subsistencia de la especie y el evitar que la sociedad entre en caos. Muchos de ellos están claramente específicados en la ley (por ejemplo, las responsabilidades que un padre tiene para con sus hijos), pero muchos otros tienen que ver con el sentido común y son parte del derecho consuetudinario (por ejemplo, no cruzar la calle en rojo).

Cumplir con el deber siempre supone algún tipo de beneficio social o individual que puede ser más o menos visible. Sin duda alguna, muchas de las acciones que son consideradas un deber no serían elegidas concientemente por las personas porque muchas veces suponen efuerzos, por ejemplo, el deber de asistir todos los días al trabajo. Para controlar y medir el deseo o los impulsos de las personas existe justamente el deber.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"