Definición ABC » Social » Convivencia

+

Definición de Convivencia

La vida en común que se lleva con una o varias personas

Una característica intrínseca a los seres humanos es la vida en sociedad y en relación con los demás, no existen alternativas para las personas en este sentido, siempre estamos en vinculación e interacción con otros pares. Por supuesto que tendremos momentos privados, de estar solos, pero gran parte de nuestra vida pasa al lado de otros y específicamente compartiendo. Justamente la convivencia es compartir la vida con otro u otros.

Se designa con el término de convivencia a la vida en común que alguien lleva ya sea con una o varias personas. Debemos destacar a propósito que normalmente el concepto se utiliza en relación a la vida en común que lleva una pareja que está unida por el amor romántico.

La convivencia es parte de la vida humana en casi toda la vida

Prácticamente desde el nacimiento los seres humanos estamos destinados a la convivencia, primero con nuestros padres, nuestros hermanos, luego, con el correr de los años y una vez maduros, habiendo hallado a la persona con la cual queremos compartir nuestra vida y proyectos personales, con nuestras parejas.

También, aunque no compartamos proyectos personales, de alguna manera, con nuestros amigos y con nuestros compañeros de trabajo tenemos otra especie de convivencia, pero convivencia al fin, ya que al igual que cuando se comparte una misma casa, en el trabajo, durante muchas horas se comparte el mismo espacio físico, entonces, al igual que en casa se deberán hacer concesiones, surgen disputas por las diferencias y consensos tras las discusiones, entre otras cuestiones.

De acuerdo a lo que sostienen muchos profesionales de la medicina, la psicología y la sociología, la convivencia resulta ser un factor trascendente para el bienestar emocional y para la salud de los individuos.

La importancia de la convivencia

Muchos estudios que se han realizado al respecto de la importancia de la convivencia, de la relación con los otros, han demostrado que aquellos que se encuentran solos están más predispuestos a sufrir accidentes, enfermedades mentales, suicidio, entre otras problemáticas, que aquello que conviven con otros; si bien la autoconfianza y la independencia son características importantes para cualquier individuo, el apoyo de los demás y la compañía también resultan imprescindibles, a la par de las mencionadas.

Cómo lograr una convivencia armoniosa

En tanto, para lograr lo que se denomina una convivencia positiva en armonía, serán condiciones fundamentales el amor, el respeto y la tolerancia hacia los demás, aun cuando sus opiniones y acciones se encuentren en la vereda opuesta a la nuestra.
De lo contrario, de manifestar una actitud a la defensiva y siempre en pie de guerra, seguramente, la convivencia resultará muy pero muy difícil con aquella persona que se manifieste de esta manera.

Entonces, es imposible coincidir con papá, con mamá, con un hermano, con un amigo, con un par del trabajo y con la pareja en un ciento por ciento, pero si las diferencias logran zanjarse de una manera adulta, respetuosa y con mucho cariño será simple lograr una buena convivencia, o por lo menos a ello se debe aspirar.

Ahora bien, más allá de las ganas y de la colaboración que todos puedan tener y aportar de manera espontánea será necesario que se establezcan normas de convivencia básica, por lo pronto esto es lo más común y lo que mejores resultados da, especialmente ante aquellos renuentes a colaborar en este sentido.

Cuando vivimos solos, cada cual es libre de hacer lo que le plazca, de levantarse en el medio de la noche y encender la tevé a volumen alto, de no comer en la mesa de comedor sino en la cama, sin embargo, cuando en la casa ya hay alguien más, las cosas cambian y entonces deberán acordarse una serie de “leyes” para evitar molestar al otro en algún aspecto. Porque pensemos que si seguimos actuando como si viviéramos solos y hacemos algunas de las cosas mencionadas, seguramente, terminaremos molestando a nuestro conviviente.

Entonces, sumado a cumplir con las normas elementales que se hayan establecido con aquel con el que convivimos debemos decir también que es importante siempre tener acciones que agraden al otro y no que lo molesten o lo hagan sentir incómodo. Un tierno saludo por la mañana, una sonrisa cuando llegamos a la noche de trabajar o estudiar, saber pedir disculpas cuando se ha cometido algún error, agradecer si sentimos que alguien nos hizo bien con algo, y pedir si el otro puede hacer algo por nosotros, pero siempre diciéndolo por favor, son formas que sin dudas ayudarán y mucho en la convivencia diaria, en casa, en el trabajo y en la sociedad.

 
 
 
Temas en Convivencia
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48660 fans
  • Twitter
    2257
  • Google
    349
  •