Definición ABC » Social » Avaricia

+

Definición de Avaricia



Avaricia Conocido como uno de los siete pecados capitales, la avaricia podría describirse como la necesidad constante e irrefrenable de adquirir posesiones, especialmente las de tipo material con la misión de guardarlas, es decir, la avaricia de ninguna manera pretende agrupar riquezas para una vez logradas gastarlas como mejor le plazca de acuerdo a las preferencias o gustos que se tengan sino que se obtienen para atesorarlas.

Como pecado, la avaricia no presenta un lado positivo (como sí podría hacerlo la ambición) y se relaciona entonces con un deseo enfermizo y obsesivo sobre el objetivo dispuesto. Claramente quien es avaro, tal como se denomina a la persona que presenta esta disposición, se vinculará con el dinero o con cualquier otro bien material de un modo obsesivo y enfermo. Mientras tanto, cuando alguien aparezca como una amenaza para sus convicciones en este sentido, el avaro, podrá conducirse con esa persona de una manera violenta y desagradable.

La avaricia, un rasgo característico de estos tiempos

La avaricia es, además, señalada como una de las características más típicas de las sociedades capitalistas en las que el progreso social está marcado especialmente a partir de la riqueza y de los logros materiales.

De acuerdo a lo que plantean varias religiones, y en especial el catolicismo, la avaricia es uno de los pecados más característicos del ser humano. A través de este sentimiento, el individuo puede desarrollar increíbles actos y acciones que tienen como objetivo la ininterrumpida adquisición de bienes materiales (dinero, posesiones, inmuebles, etc). Sin embargo, la avaricia también puede estar dirigida a la obtención de poder y de lugares de jerarquía social desde los cuales operar a gusto y sin límites.

Muchas religiones y filosofías expresan por otro lado que la avaricia, como representante más clara de las sociedades capitalistas, es por naturaleza, la oposición inmediata a la felicidad. Esto es entendido así ya que la avaricia actúa como un detonante pero también como un vicio o adicción que impide que el deseo de ganar más y más nunca acabe, aún quizás habiendo obtenido lo que en un primer momento se buscaba. La avaricia puede fácilmente llevar a una persona a desarrollar un serio problema psicológico y a generar diferentes tipos de problemas a nivel social y emocional.

Si bien la avaricia siempre existió como una de las condiciones del ser humano (ser por otro lado imperfecto), es evidente que el consumismo desarrollado en las sociedades actuales facilita y profundiza estos sentimientos ya que el acceso a productos y servicios de todo tipo es permanente.

Vinculación con el delito y otras faltas graves

Como indicamos la avaricia es una inclinación que dispone a la persona a actuar de modo disfuncional, e inclusive en los casos más graves será capaz de inducir a quien padece de la misma a practicar acciones que rozan o que traspasan la legalidad. Es decir, ese afán desmedido por poseer más y más bienes materiales podrá predisponer al avaro a la comisión de delitos en varias de sus manifestaciones. Así se podrá incurrir en asaltos, secuestros, estafas, coimas, venta ilegal de drogas o de cualquier otro bien, entre otros, todas ellas acciones que permiten obtener dinero de manera sencilla, rápida y asimismo en grandes montos.

Por otra parte, este tipo de comportamiento conduce a la comisión de serias faltas morales y éticas por parte del avaro quien por ese desmedido deseo de ser rico puede llegar a traicionar y estafar a alguien querido, a algún amigo, familiar, resintiendo por supuesto la relación con él y las normas éticas y morales.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Avaricia