Definición ABC » Salud » Vacuna

+

Definición de Vacuna

Aquello perteneciente o relativo al ganado bovino

vacuna_accionEl término vacuna tiene dos usos muy extendidos en nuestra lengua. Uno de ellos lo encontramos en el ámbito de la ganadería para referirse a todo aquello perteneciente o relativo al ganado bovino, es decir a las vacas. Por ejemplo, esta cartera ha sido fabricada con las mejores materias primas vacunas.

Sustancia que se inocula para formar anticuerpos y generar una respuesta inmune

Y el otro de los usos bien difundidos que tiene la palabra vacuna lo encontramos en la medicina y refiere a la sustancia orgánica o virus, convenientemente preparado, el cual, aplicado al organismo, hará que este reaccione contra él, preservándolo de sucesivos contagios. Es decir, la vacuna es una sustancia que se prepara especialmente y que generará la formación de anticuerpos en el organismo que la recibe para así obtener una respuesta positiva del sistema inmune, que será que ese organismo que recibe la vacuna no se contagie con ese virus que se le inocula a través de la vacuna.

Básicamente, la vacuna consiste en una preparación de antígenos que es una sustancia que permitirá la formación de anticuerpos y que tiene la capacidad de generar una respuesta inmune dentro del organismo en el cual se la aplica. Esta respuesta de ataque permite el desarrollo de una memoria inmunológica, que por lo general producirá inmunidad permanente frente a la enfermedad.

La primera vacuna fue…

La primera vacuna que registra la historia data del año 1796 y dice que fue creada por el médico rural Edward Jenner, quien descubrió que la viruela vacuna inmunizaba a las personas de sufrir la viruela humana, mucho más mortal y grave que la que sufren los animales. A partir de esta primera prueba, con el tiempo fueron apareciendo otras vacunas que por suerte llegarían para contrarrestar el efecto de otras gravísimas enfermedades tales como la rabia, en 1882, la peste, en el año 1897, la de la tuberculosis en el año 1927, la fiebre amarilla en 1935, la gripe en 1945, la rubeola en 1970, varicela en 1974, la meningitis en 1978 y la de la Hepatitis A, más recientemente en 1998, entre tantísimas otras.

Composición de las vacunas y tipos

Las vacunas pueden estar compuestas de bacterias o virus, ya sean vivos o debilitados, que fueran creados para tal fin. Pero también las vacunas pueden contener organismos inactivos o productos purificados, provenientes de los primeros y de estos devienen los cuatro tipos tradicionales de vacunas.

Inactivadas, microorganismos dañinos que han sido tratados con productos químicos o calor y han perdido su peligro (gripe, cólera, peste bubónica, Hepatitis A). Este tipo de vacuna suele ser incompleta o de duración limitada, por lo cual se necesitará más de una toma. Las Vivas Atenuadas, por su lado, son microorganismos que han sido cultivados expresamente bajo condiciones en las cuales pierden sus propiedades nocivas. Suelen tener una respuesta inmunológica más duradera (fiebre amarilla, sarampión, paperas). Los Toxoides, son componentes tóxicos inactivados procedentes de microorganismos (tétanos, difteria). Y Subunitarias, más que introducir un microorganismo atenuado o inactivo entero dentro de un sistema inmune, un fragmento de este crea la respuesta inmunitaria (vacuna subunitaria de la Hepatitis B).

Un hito en la investigación biomédica y en el cuidado de la salud

Si lugar a dudas, las vacunas, constituyen un hito de la investigación de la biomedicina porque sin ellas hubiese sido imposible erradicar algunas enfermedades mortales y gravísimas y asimismo no se hubiese podido tampoco prevenir el contagio de algunos virus o enfermedades. La salud mejoró en un gran porcentaje gracias a la aparición de la vacuna.
Por esto mismo es que es tan importante que todas las personas cumplamos con el calendario de vacunación, porque de esta manera estaremos previniéndonos del contagio de muchas enfermedades y por supuesto sumando a la salud de la población en general.

Desde los primeros meses de vida, las personas, debemos ser vacunadas y a lo largo de nuestro crecimiento se deberán repetir algunas dosis o bien aplicarse nuevas vacunas que garanticen la buena salud.

Es muy importante entonces que los médicos pediatras informen a los padres al respecto de este tema y les indiquen a sus pacientes cuál debe ser el calendario de vacunación obligatorio.
Se recomienda que los niños sean vacunados ni bien su sistema inmune esté capacitado para afrontar la inmunización artificial de una vacuna.

Pero además de esta vacunación obligatoria durante la infancia, también es preciso que las personas se den vacunas cuando salen de viaje a algunas partes del planeta donde aún existen brotes de enfermedades tales como la fiebre amarilla en zonas de África y algunas partes del Norte de Sudamérica.

También se recomienda que embarazadas y personas mayores se vacunen contra la gripe, la neumonía y las mujeres embarazadas contra la rubeola.

Vale destacarse que en aquellos lugares donde la conciencia de los padres no prima y el acceso a la salud es difícil, el estado, se ocupe de acercar las campañas de vacunación.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Vacuna