Definición ABC » Salud » Síndrome de la Silla Vacía

+

Síndrome de la Silla Vacía - Definición, Concepto y Qué es

La Navidad es una época del año marcada por los reencuentros y las celebraciones familiares. En torno a la mesa, en muchos momentos, se siente todavía más el vacío de esos seres queridos ausentes que estuvieron presentes en navidades pasadas pero cuyo recuerdo se hace visible todavía más en estas fiestas. Para muchas personas, la Navidad es una prueba de fuego frente a la nostalgia, es decir, es una herida interior que da paso a la tristeza por no poder abrazar a personas importantes ya fallecidas.

La tristeza de la Navidad

El dolor por la pérdida puede ser vital en el primer año de duelo cuando las primeras navidades son muy difíciles, sin embargo, incluso aunque pase el tiempo, la esencia propia de este tiempo con valores como la familia y los buenos deseos, genera una ola de melancolía de la que es muy difícil hacer abstracción.

Por tanto, el síndrome de la silla vacía refleja la vulnerabilidad del dolor por la muerte, la superación del duelo por el fallecimiento de un ser querido. Y cómo la Navidad irrumpe en muchos hogares que no están preparados para recibirla. Hogares en los que este tiempo se vive con tristeza, no con alegría. Hogares en los que hay un exceso de pasado, más que de presente.

La metáfora de la silla vacía muestra de un modo visual lo que ocurre cuando sentimos el vacío en la mesa de ese alguien especial para nosotros. El síndrome lo sufren aquellas personas que se sienten desbordas por su tristeza hasta el punto de que viven las fiestas como un drama interior, no conectan con la alegría de este tiempo porque en su corazón, la Navidad ya no es como era.

Qué hacer ante el síndrome de la silla vacía

Ante este dolor interior son muchas las personas que toman decisiones para intentar no volver a vivir la tristeza navideña. Por ejemplo, hacer un viaje y cambiar de aires, intentando que, en un escenario diferente, los recuerdos sean también distintos. En la medida de lo posible, es recomendable intentar poner el punto de atención en los regalos vitales del presente y agradecer el pasado como un legado de amor.

Hablar con naturalidad en la mesa de aquellos seres queridos que ya no están presentes porque a través de la palabra, es posible devolverles la vida de un modo simbólico. Alguien no fallece mientras tú le recuerdas.

Fotos: Fotolia - ribalka yuli / Kalinovskiy

 
 
 
Temas en Síndrome de la Silla Vacía