Definición ABC » Salud » Salud Pública

+

Definición de Salud Pública



salud publicaLa Salud Pública es una especialidad sanitaria que depende del estado y que se centra, por un lado, en el ejercicio y el mantenimiento de la salud de la población que corresponde a ese estado, incluyendo tareas de prevención, y por el otro lado, en el control de las enfermedades y en el despliegue de un trabajo especial orientado a la erradicación de las mismas. En definitivas cuentas, la salud pública debe ocuparse de mejorar la salud de su población pero también de ejecutar diversas acciones que eliminen o traten aquellas enfermedades y afecciones que causan mortalidad en la población en general.

Formación y funciones de la salud pública

Como consecuencia de ello, la salud pública se ha erigido en un pilar central en lo que respecta a la formación de los profesionales que se desempeñan en este ámbito, independientemente de las especialidades que escojan una vez recibidos, es decir, un médico oftalmólogo, un médico clínico y un oncólogo deben estar formados de igual modo en salud pública, siendo esta ciencia la base de sus conocimientos específicos.

Entre las funciones más importantes y destacadas que esta disciplina persigue se cuentan: evaluación y seguimiento de la situación de salud que predomina en una comunidad determinada, investigación y control de aquellos riesgos más grandes e inminentes que puedan incidir de manera negativa en la salud de una población, desarrollo de campañas de prevención de todas las enfermedades plausibles de enfermar a los habitantes, incentivar a los ciudadanos para que ellos también sean parte del cuidado de su propia salud, de la de los miembros de su familia y la de su prójimo, desarrollo de políticas, recursos y capacitación que consigan un resultado satisfactorio en materia de salud, reducir al máximo los impactos negativos ante emergencias o desastres, entre los más importantes.

El rol del estado

El desarrollo de la salud pública y por ende el cumplimiento de todas las funciones anteriormente mencionadas depende y pasa por la órbita de los gobiernos que son los últimos y máximos responsables de que todo lo expuesto se cumpla de manera satisfactoria, y por caso, deben ser los encargados de elaborar concretos programas que atiendan las cuestiones mencionadas de manera conforme y produciendo los mejores resultados, claro está.

Será a través de un organismo, conocido como ministerio de salud o ministerio de sanidad, que el estado se ocupa de articular las diferentes políticas de salud pública.
El presidente o el primer ministro de un país, designa a un individuo, normalmente con sobrados conocimientos en el sector, para que se desempeñe como ministro de esta cartera.
De este funcionario público entonces dependerán las campañas de prevención de enfermedades, las estadísticas en materia de salud y la elaboración y ejecución de programas tendientes a resolver los principales problemas que existen en esa comunidad en torno a la salud.

La clave está en la prevención

En tanto, esta cuestión podrá ser atendida y lograda desarrollando determinadas estrategias y promoviendo diversas políticas públicas. Las campañas de vacunación masiva y gratuita son una de esas varias vías que se disponen a la hora de prevenir un problema de salud a gran escala y que afecta a gran parte de la población.

Por ejemplo, si apenas estalla un brote de gripe, los responsables de la salud pública se aprestan a concientizar sobre el tema e invitan a la población más riesgosa a vacunarse y a tomar ciertos recaudos para neutralizar sus efectos, difícilmente, ese brote se extienda mucho más allá y ocasione más tarde una epidemia.
Ahora bien, si por el contrario esto no sucede y la política de salud pública no se orienta a prevenir sino más bien a curar, seguramente, el resultado será una epidemia y el sector sanitario de esa población siempre se hallará en riesgo como consecuencia de esa orientación.

En este sentido de la difusión, los medios de comunicación masiva resultan ser vitales y esenciales ya que son capaces de difundir un mensaje de prevención o alerta con carácter nacional.
Asimismo, los médicos, resultan ser excelentes vehículos a la hora de la prevención si es que transmiten eficientemente a sus pacientes los diversos cuidados que deben tomar ante un brote infeccioso o en el cuidado cotidiano de su salud.

La visita periódica al médico es importantísima también como método de prevención de enfermedades.

Por otro lado, no podemos soslayar la incidencia que en nuestra salud dispone el medio ambiente en el cual vivimos. Cualquier tipo de contaminación que padezcan, ya sea el suelo, el aire, el agua o los alimentos que consumimos incidirán directa y negativamente en nuestra salud.
Educar en este sentido y evitar cualquier exposición a agentes nocivos nos hará gozar a todos de una excelente salud.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Salud Pública