Definición ABC » Salud » Retraso Mental

+

Definición de Retraso Mental



Entendemos por retraso mental a una discapacidad que supone que la persona que la sufre no puede cumplir con las funciones mentales y cerebrales de acuerdo al potencial común de los seres humanos por presentar algún tipo de patología, desorden o complicación. El retraso mental se evalúa sobre todo a un nivel cognitivo, es decir, teniendo en cuenta las posibilidades que una persona tiene para aprender y asimilar información a lo largo de su vida, lo cual supone obviamente un progresivo nivel evolutivo que no se presenta en este caso (por eso, muchas personas con retraso mental actúan física y mentalmente como niños aún cuando en términos de edad ya se encuentran en la adultez).

El retraso mental es normalmente un desorden que la persona presenta ya desde nacimiento, es decir que en la mayoría de los casos tiene que ver con composiciones genéticas alteradas o diferentes a lo que se considera normal o común. En algunos casos, las personas con retraso mental pueden haberlo adquirido a partir de traumas violentos, accidentes o complicaciones en algún momento de la vida y que no pueden solucionarse aunque si detenerse. Un ejemplo muy claro de una persona que desarrolla un retraso mental de manera progresiva y que no es de nacimiento es cuando un niño sufre durante su infancia de un severo estado de desnutrición que no permite a los órganos centrales y neurológicos desarrollarse, volviéndose esta situación irreparable (aunque sí contenible) con el pasar de los años.

La deficiencia mental supone en la mayoría de los casos complicaciones cognitivas que impiden el correcto desarrollo del sistema de razonamiento y de aprendizaje de la persona. De tal modo, alguien que posee algún nivel de retraso mental muestra posibilidades menores o más lentas de aprender algo que una persona de su edad fácilmente logra asimilar. Además, el retraso mental dificulta también la vida en sociedad y el desarrollo de cuidados propios como los que tienen que ver con la alimentación, la higiene o la salud. Esto deriva en que aquellas personas que sufren este tipo de retraso deben estar permanentemente acompañadas por alguien que los cuide, incluso cuando ya se encuentran en edad adulta.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"