Definición ABC » Salud » Respiración

+

Definición de Respiración



La respiración es una importante función vital que tiene como principal objetivo el intercambio de dos gases, para ello se llevan a cabo dos procesos, por una parte se capta oxigeno del ambiente y por otra se expulsa el dióxido de carbono producido en las células. El intercambio gaseoso ocurre entre el sistema respiratorio y el sistema circulatorio a través de un proceso llamado difusión.

Para llevar a cabo este proceso los animales cuentan con una estructura conocida como aparato respiratorio, que se encuentra constituido por las vías aéreas y los pulmones. La vía aérea permite el paso de aire desde el exterior hasta la unidad funcional de los pulmones conocida como alveolo, que se encuentra en estrecha relación con el aparato circulatorio, sistema que se encarga de trasportar el oxigeno desde los pulmones a los diferentes tejidos en donde actuara como combustible para llevar a cabo el metabolismo de los carbohidratos y las grasas, con el objeto de producir energía, y recoger el dióxido de carbono generado como producto final de este proceso de combustión para trasladarlo a los pulmones para su expulsión mediante el proceso de ventilación. En la sangre los gases son trasportados en una proteína ampliamente conocida, la hemoglobina, que se encuentra localizada en el interior de los glóbulos rojos. No todo el oxigeno es trasportado en la sangre por la hemoglobina, una pequeña fracción de este se encuentra disuelto en el plasma.

La respiración es un proceso controlado por el sistema nervioso autónomo o vegetativo, estructura que cuenta con receptores capaces de determinar las concentraciones de los gases en sangre y mantenerlos en sus niveles óptimos mediante el ajuste de la frecuencia respiratoria. La respiración tiene también un importante papel en la regulación del pH sanguíneo (grado de acidez de la sangre) proceso conocido como equilibrio acido-base.

El fenómeno de Respiración Celular es un proceso fisiológico que ocurre en el interior de las células, específicamente en una estructura conocida como mitocondria, allí se procesa la glucosa en presencia de oxigeno para originar energía que en el organismo se almacena bajo la forma de una molécula llamada ATP (Adenosintrifosfato) durante este proceso se usa la glucosa y oxigeno, generándose como productos finales agua y dióxido de carbono. El ATP es la moneda energética del organismo, la energía allí contenida es utilizada para llevar a cabo todas las reacciones bioquímicas que ocurren en los seres vivos.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Respiración