Definición ABC » Salud » Presión Sanguínea

+

Definición de Presión Sanguínea



El concepto de presión sanguínea es el que se aplica a la fuerza que el torrente sanguíneo ejerce sobre los espacios por los cuales circula (vasos capilares, venas, arterias) de modo de ser distribuida por todo el organismo. El sistema circulatorio de los animales se basa en la circulación permanente y constante del flujo de sangre desde el corazón hasta los lugares más lejanos siempre a través de venas o arterias. Esta circulación tiene un ritmo que puede ir variando dependiendo de factores muy diversos y que marca la presión sanguínea.

La presión sanguínea es, tal como se dijo, la fuerza con la que la sangre corre por las diferentes arterias y venas de cada organismo, llegando desde los puntos más alejados hacia el corazón y viceversa. Esta presión puede ser de dos tipos principales: la presión venosa, es decir, aquella que toma lugar en las venas, y la arterial, la que ocurre en las arterias, conductos más grandes y gruesos que las venas. La sangre entra en el corazón a partir del flujo de movimiento que se da en estos conductos conocidos como venas y arterias y allí es purificada para ser reenvíada hacia afuera nuevamente, generando una fuerza que se conoce como presión arterial.

Si bien esto depende de cada animal y varía con ello, la presión sanguínea que se considera normal dentro de los parámetros médicos para el ser humano es la que va de 90/55 mm de Hg hasta 119/79 mm de Hg. Los dos números mayores son los que representan a la presión arterial sistólica o alta (cuando el corazón se contrae en el movimiento) y los dos bajos a la presión arterial diastólica o baja (cuando el corazón se expande). Es muy importante para la salud de la persona controlar estos números debido a que presiones superiores o inferiores a ellos pueden indicar presencia de complicaciones severas como hiper o hipotensión.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"