Definición ABC » Salud » Obstetricia

+

Definición de Obstetricia

El proceso físico que implica un embarazo necesitará de los cuidados y seguimientos pertinentes por parte de la medicina

El embarazo es sin dudas uno de los momentos más importantes que vive una mujer y su pareja y además de la felicidad que los embarga por convertirse próximamente en padres y poder disfrutar de esa experiencia única, también, el proceso físico que implica un embarazo necesitará de los cuidados y seguimientos pertinentes por parte de la medicina. Si bien un embarazo es un estado natural que afecta a una mujer, a partir de él o durante el mismo pueden desarrollarse algunas afecciones que pueden afectar a la salud de la madre y a la del bebé y por eso es importantísimo que la medicina siga de cerca este proceso para que llegue a buen puerto!

Y aquí es que aparece la obstetricia, especialidad médica que se ocupa de esta hermosa etapa…

Rama que entiende desde el comienzo de la gestación hasta las primeras semanas después del parto

ObstetriciaLa Obstetricia es aquella rama de las Ciencias de la Salud que se ocupa del embarazo de la mujer desde el momento que comienza la gestación, luego del parto, tras ello del puerperio, y del tiempo posterior al parto que se extiende entre seis y ocho semanas después de dar a luz, y asimismo de todos aquellos aspectos sociales y psicológicos inherentes a la maternidad.

Interviene también en las cuestiones sociales y psicológicas en torno al embarazo

A aquellos profesionales que se especializan en esta instancia de atención del parto se denominan obstetras y se ocuparán de asistir a la mujer y al bebé en la parte física pero también será vital su intervención en lo que respecta a las cuestiones sociales y psicológicas que también están inmersas en el proceso del embarazo y que por supuesto también incluyen al papá.

Principales controles

El obstetra se ocupa especialmente de controlar a la mujer embarazada regularmente hasta que llegue su momento de parir con el objetivo de evitar posibles trastornos durante el embarazo o algún inconveniente posterior como ser: diabetes gestacional, pre-eclampsia, placenta previa, posición anormal del feto ante la inminencia del parto, limitación del crecimiento intrauterino, entre otras cuestiones.

Obviamente que la frecuencia con la cual una embarazada visitará al obstetra dependerá del grado de riesgo que su caso presente. En los primeros controles lo que se buscará es determinar algunas posibles infecciones como ser Chagas, Hepatitis B o C, sífilis, HIV, toxoplasmosis y también se ordenarán exámenes ginecológicos y algunos estudios complementarios como el Papanicolaou y el cultivo de flujo vaginal. Hay que tener en cuenta que los procedimientos pueden variar de zona geográfica a zona geográfica.

La auscultación cardíaca fetal deberá empezar a realizarse a partir de la semana 20 de gestación y durante toda la atención prenatal se deberá además de ordenar los exámenes mencionados, instruir a la gestante y a su pareja acerca de la maternidad, el significado de la procreación responsable y la planificación familiar. Todo esto tiende y contribuye a consolidar y mejorar la relación médico-paciente, además de preparar a la madre para el momento del parto, claro está.

Cuando el parto es considerado de riesgo

Llegado el caso de considerarse un parto riesgoso, tanto para la madre como para el feto, o en su defecto para ambos, de dejarlo prosperar, el obstetra puede recomendar la inducción al parto. Algunas causas para indicarlo pueden ser las siguientes: diabetes, pre-eclampsia, enfermedades renales, entre otros.

Entre los métodos más comunes de inducción se cuentan: aplicación de Prostaglandina E2, rotura artificial del saco amniótico y administración intravenosa de oxitocina.

También puede darse el caso de un embarazo de riesgo cuando se trata de un embarazo múltiple, es decir, la mujer que está embarazada de gemelos, mellizos, trillizos, cuatrillizos o más, se considerará que atraviesa una gestación de riesgo y entonces los controles serán aún más intensivos en su caso. Es muy frecuente que ante estos casos y llegada ya una instancia avanzada del embarazo se le recomiende a la mujer reposo absoluto. En los últimos tiempos se ha instaurado un protocolo para tratar estos casos de embarazos múltiples, siendo uno de los procedimientos que se sigue la programación de la cesárea. No habrá parto natural en estos casos.

Cualquiera sea la manera en la cual el niño llegue al mundo, el obstetra trabajará junto a un ginecólogo.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Obstetricia