Definición ABC » Salud » Neurótico

+

Definición de Neurótico

La palabra neurótico refiere a aquello que es propio de la neurosis o que es relativo a la misma.

Propio de la neurosis. Persona que padece de neurosis

Y el otro de los usos que presenta este término permite referirse a aquella persona, individuo que padece de neurosis.

En tanto, la neurosis es una enfermedad funcional propia del sistema nervioso central, que se caracteriza especialmente por la inestabilidad emocional.

Incapacidad de manejar las emociones que causa una extrema angustia y lleva al desarrollo de mecanismos de defensa para paliar ese dolor

Es decir, quienes padecen de neurosis presentan problemas a la hora de manejar sus emociones y ello las lleva a desarrollar una patología que las imposibilita a empatizar con el medio que las rodea.

La palabra es la consecuencia directa de la propuesta que oportunamente, en el año 1769, realizó el médico y químico escocés William Cullen.

Literalmente neurosis significa lleno de nervios y Cullen la definió como una serie de síntomas que acompañan a las alteraciones de los fluidos neurales, que no presenta lesión orgánica y quien la manifiesta se mostrará nervioso, histérico, depresivo, irritable, pero sin perder por ello su lucidez.

La neurosis es un trastorno mental de hecho pero en el cual no se evidencia ningún tipo de lesión orgánica. El individuo neurótico presenta un elevado nivel de angustia y al mismo tiempo una hipertrofia disruptiva de los mecanismos que permiten compensarla, entonces, quienes la padecen sienten la necesidad de desarrollar conductas repetitivas para disminuir el nivel de estrés alcanzado.

Aunque suelen confundirlas, debemos decir que existen sustanciales diferencias entre la neurosis y la psicosis, siendo la más importante la que mencionamos líneas arriba, y que es que el neurótico nunca presentará una desconexión con la realidad como suele suceder con la psicosis.

Ahora bien, su grado de estrés es ciertamente importante y por caso, como mecanismo de defensa contra esa realidad hostil que le toca atravesar, se angustiará y desarrollará comportamientos inoportunos, contrarios a lo que socialmente se espera de ellos.

Por supuesto que esa respuesta inapropiada es inconsciente.

En la mayoría de los casos son conscientes de la enfermedad y ello les suma aún más angustia.

Debemos decir que existen neurosis leves que permiten a la persona desarrollarse en la vida cotidiana pero hay otras graves que la imposibilitan.

La falta de adaptación a la realidad y su negación para evitar hacerse cargo de la realidad que le duele o no le gusta, son cuestiones que se remontan al pasado del neurótico, es decir, en la mayoría de los casos las causas de ellos se encuentran en la infancia.

En el siglo XIX, el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, estableció una diferenciación de las neurosis: fóbicas, de angustia, histéricas, hipocondríacas, obsesivo compulsiva, depresivas, despersonalización y neurasténicas.

Hoy se habla de trastornos

Actualmente, tanto la psiquiatría como la psicología clínica decidieron hacer a un lado la noción de neurosis, eligiendo los especialistas hablar de distintos tipos de trastornos como ser: de ansiedad (fobias, trastorno obsesivo compulsivo, agorafobia), depresivos (ciclotimia, episodios depresivos), disociativos (trastorno de personalidad múltiple, trastorno de despersonalización, posesión, trance), sexuales (pederastia, masoquismo y sadismo) y del sueño (insomnio, hipersomnia).

Los especialistas en la materia coinciden en señalar que las personas con la misión de protegerse de la angustia recurren a diferentes mecanismos de defensa como la represión, la negación, la proyección, el desplazamiento y la intelectualización. Entonces, de observarse los patrones de una neurosis, lo más seguro es que se esté ante un trastorno de la personalidad.

Tratamiento

La neurosis puede detectarse e identificarse a través de distintas pruebas psicológicas y lo aconsejable para poder mejorar la calidad de vida es iniciar una terapia con un profesional.

En el trabajo con el terapeuta, el neurótico, podrá identificar las causas de su mal, y con la guía del médico, ir superándolas a través de la modificación de las conductas.

El tratamiento de la neurosis es vital para quien la padece ya que lo ayudará muchísimo a mejorar su calidad de vida.

Persona nerviosa y obsesiva

Por otra parte, en el lenguaje corriente y popular cuando alguien dice de tal o cual que es un neurótico, lo que más seguro esté queriendo decir es que se trata de una persona obsesiva o nerviosa.

 
 
 
Temas en Neurótico
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45133 fans
  • Twitter
    2206
  • Google
    279
  •