Definición ABC » Salud » Musicoterapia

+

Definición de Musicoterapia

La Musicoterapia es el empleo de la música y de los elementos musicales, tales como el ritmo, el sonido, la melodía y la armonía, que realiza un musicoterapeuta cualificado, con fines terapéuticos, para asistir necesidades, físicas, sociales y cognitivas de un paciente, para rehabilitar a quien lo necesita de alguna afección, pero también dispone de una finalidad preventiva para ayudar a la hora de aumentar o restablecer la salud mental o física de alguien.

Uso de la música con fines terapéuticos, para tratar patologías o prevenirlas, y así mejorar la calidad de vida

Sus objetivos son entre otros facilitar, promover, la comunicación, el aprendizaje, la expresión, el movimiento, en sus pacientes para mejorar su bienestar general y por supuesto en el caso que así lo corresponda mejorar su situación de salud.

Es decir, la Musicoterapia desarrollará potencialidades desconocidas o en su defecto restaurará aquellas perdidas u olvidadas para que el individuo en cuestión pueda lograr una mejor y óptima integración tanto en un nivel interno como interpersonal y que esto desemboque en una mejor calidad de vida para sí mismo.

Vinculada a la medicina y a la creatividad

Claramente se trata de una disciplina estrechamente vinculada con la medicina, pero también lo está íntimamente con la vertiente humanística y con la creatividad porque su finalidad es influenciar y actuar sobre emociones, valores y la creatividad de los destinatarios.

Por tal cuestión es que a muchos les gusta hablar de una terapia creativa y se la engloba dentro de otras actividades símiles como la danza terapia, que usa por supuesto al baile, o el arte terapia, que como nos anticipa su denominación utiliza como terapéutica el desarrollo del arte en cualquiera de sus varias manifestaciones.

La musicoterapia no solamente emplea la música para escucharla y disfrutarla sino que además usa sus componentes fundamentales como la melodía, la letra, la armonía y el ritmo para abordar a sus pacientes. También los cuerpos, los silencios y otros recursos se toman en cuenta. La idea es siempre adaptarse a las necesidades de los pacientes y por ello requiere de ese gran abanico de propuestas y elementos a su favor.

Fantástica extensión de su uso

La Musicoterapia como aliada de la salud a la hora de recuperar pacientes con trastornos mentales o enfermedades de lo más diversas, ostenta en la actualidad una extensión realmente significativa, casi todos los países del mundo han echado mano de ella y también cuentan con una carrera de grado que la difunde enseñándola.

Formación del musicoterapeuta y principales actividades que desarrolla

El musicoterapeuta, tal como se designa a quien lleva a cabo la labor de la Musicoterapia de manera profesional se encuentra formado profesionalmente tanto, en lo que respecta a conocimientos musicales así como también en lo concerniente al contexto terapéutico, o sea en materias inherentes a la medicina que no puede desconocer de ningún modo para realizar su trabajo conforme.

A través de diferentes actividades musicales que implicarán el uso de instrumentos musicales, música editada, sonidos corporales, voz, grabaciones, entre otras herramientas, el musicoterapeuta irá evaluando la situación de su paciente así como también su evolución para la posterior alta.

Entre esos aspectos podemos resaltar la salud física, el bienestar emocional, la interacción social, las habilidades expresivas y la capacidad cognitiva, las cuales serán evaluadas por el musicoterapeuta mediante procedimientos que mezclan cuestiones musicales, cuestiones psicológicas y clínicas, tales como: la improvisación musical, la creación de canciones, la técnica vocal, la técnica terapéutica, entre otras alternativas.

Si bien muchos creen que la Musicoterapia es una cuestión relativamente nueva, en realidad, se trata de una disciplina que, aunque no con esa denominación, que vendría siglos y siglos más tarde, se emplea ya desde el tiempo de los egipcios; algunos documentos y materiales de la época que datan de mil quinientos años antes de Cristo, ya daban cuenta de la posibilidad concreta de emplear la música como terapia de la mente y del alma.

La influencia positiva de la música

Está absolutamente comprobado a través de diferentes pruebas que la música facilita el desarrollo y la conservación de las relaciones humanas y contribuye también a la adaptación del individuo a su medio. Además estimula los sentidos, la mente y los procesos motores.

Nadie puede negar que alguna vez en la vida, en ese momento triste o melancólico que lo atravesó, no echó mano de la música, de esa música que le gusta, para sentirse mejor, como una especie de bálsamo, y finalmente logró el objetivo buscado de sentirse mejor mientras escuchaba esa música.

La música está en estrecha vinculación con nuestra emociones y sentimientos, incluso, hay momentos de nuestra vida que se vinculan a tal o cual canción, o a un grupo musical o cantante, y por caso es que como decíamos líneas arriba, en tiempos de bajón emocional o de necesidad de volver a recordar esos momentos felices, nos acercamos a esas “músicas”.

 
 
 
Temas en Musicoterapia
 

Redes Sociales

  • Facebook
    47232 fans
  • Twitter
    2240
  • Google
    322
  •