Definición ABC » Salud » Microorganismos

+

Definición de Microorganismos

microorganismosLos microorganismos son aquellos seres vivos más diminutos que únicamente pueden ser apreciados a través de un microscopio. En este extenso grupo podemos incluir a los virus, las bacterias, levaduras y mohos que pululan por el planeta tierra.

Respecto de su estructura biológica y a diferencia de lo que ocurre con las plantas o los animales, esta es sumamente elemental ya que son unicelulares, en lo que sí coinciden con los mencionados es en la individualidad que presentan y ostentan.

Algunos microorganismos pueden ser los responsables del deterioro de algunos alimentos, incluso ocasionando graves enfermedades a aquellos que consumieron esos alimentos contagiados de microorganismos non sanctos, pero paradójicamente y por otro lado hay otros microorganismos que resultan ampliamente beneficios y que a propósito son utilizados en la elaboración de algunos alimentos con los objetivos de alargar sus vidas o bien de cambiar las propiedades de los mismos, tal es el caso de la fermentación que tiene lugar a la hora de la fabricación de productos como quesos, yogures y salchichas.

Aquellos microorganismos patógenos, es decir, aquellos que provocan serias consecuencias y perjuicios contra la salud, en oportunidad de estar bajo agua se diferencian en tres categorías: las bacterias y los virus que pueden hallarse tanto en aguas superficiales como subterráneas y los protozoos parásitos que únicamente son hallados en las aguas superficiales.

Distintos microorganismos

Las bacterias son los organismos más abundantes en la naturaleza y habitan en todo tipo de ambientes, incluido en nuestro propio cuerpo. Algunas de ellas son perjudiciales para la salud y provocan enfermedades (por ejemplo, la bacteria de la tuberculosis). Sin embargo, otras son beneficiosas (algunas generan la flora intestinal del cuerpo humano).

Los protistas crecen y se mueven de diversas maneras. Algunos son propios del medio acuático, otros viven como parásitos en otros seres vivos (un ejemplo de protista es la ameba, que habita en aguas dulces y limpias y debajo de las plantas acuáticas pero también puede vivir en el tubo digestivo de otros seres vivos).

Microorganismo3Los hongos microscópicos son generalmente unicelulares y se utilizan en la elaboración de panes, pizzas, quesos y bebidas alcohólicas (la levadura es probablemente la más conocida). Algunos hongos se emplean para fabricar medicamentos, como es el caso de la penicilina, el antibiótico que mata las bacterias e impide que continúen con su crecimiento.

El caso especial de los virus

Los virus son un tipo específico de parásitos. Son considerados seres acelulares, pues no poseen las propiedades de las células eucariotas ni procariotas. Además, no pueden realizar funciones de manera autónoma. En cuanto a su estructura está formada por material genético y por una envoltura de proteínas llamada cápside. Su tamaño es menor que el de las bacterias y no son visibles al microscopio óptico.

Con respecto a su clasificación se pueden ordenar de acuerdo al tipo de ácido nucleico y hay cuatro clases de virus: adn de cadena sencilla, ADN de cadena doble, arn de cadena sencilla y arn de cadena doble. En relación con la forma de la cápside, pueden ser cilíndricos o elicoidales (como el virus del mosaico del tabaco) o icosaédricos (conocidos también como mixtos).

Por supuesto cada uno de estos y a través de ellos, resultan ampliamente propensos a la instalación de algún tipo de infección en los seres vivos que habiten

Debido a su condición acelular los virus necesitan de una célula que sirva para hospedarles. A partir de este fenómeno es posible el proceso de replicación del virus en las siguientes fases: el primer paso es la entrada del virus en la célula y la inyección del ácido nucleico, en la siguiente fase ocurre la síntesis de proteínas, luego se duplica el ácido nucleico viral y se produce el ensamble y por último la liberación de las partículas virales que se han formado.

Microorganismo-4Las bacterias, por ejemplo, son menos persistentes en el daño que los protozoitos dado que su persistencia es menor que la de estos últimos.

Los adultos muy mayores, los jóvenes y los enfermos son los seres humanos más fácilmente atacables por estos, dado que su sistema inmune se encuentra debilitado, estos pueden multiplicarse a piaccere.

Asimismo, no es imposible que la infección se extienda a otros seres que no se encuadran en los grupos mencionados, como consecuencia del contacto directo con la mucosa y secreciones del infectado por alguno de estos microorganismos.

Fotos 2 y 3: iStock - KuLouKu / kasto80

 
 
 
Temas en Microorganismos
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48496 fans
  • Twitter
    2245
  • Google
    327
  •