Definición ABC » Salud » Metabolismo

+

Definición de Metabolismo



El metabolismo es el conjunto de procesos físicos y químicos y de reacciones a las que está sujeta una célula; éstos son los que les permitirán a las mismas sus principales actividades, como ser la reproducción, el crecimiento, el mantenimiento de sus estructuras y la respuesta a los estímulos que reciben.

El funcionamiento del metabolismo se debe a dos procesos distintos pero que están acoplados y son dependientes el uno del otro. El catabolismo que es el encargado de liberar la energía, en tanto, el otro proceso, el anabólico, utilizará esta energía para recomponer enlaces químicos y construir otros componentes de las células como ser las proteínas y los ácidos nucleicos.

Y será el propio metabolismo el que decidirá qué sustancias son nutritivas para sí y cuales no lo son y por supuesto esto será distinto para cada variante del metabolismo. Por ejemplo, esto se explica en lo que comúnmente se dice cuando una persona come un chocolate y le hace tremendamente mal; en cambio para otra persona el ingerir ese mismo chocolate, no le ocasiona ningún perjuicio.

Por consiguiente, es entendible reconocer que existen diferencias marcadas en el metabolismo en los organismos vivos. Así, se definen diferencias interespecíficas, esto es, entre las distintas especies. Por ejemplo, los bovinos pueden digerir la celulosa e incorporarla como nutriente con aporte de calorías; en cambio, los seres humanos no contamos con la enzima necesaria para este proceso, por lo que la celulosa es excretada tal como fue ingerida y nos brinda energía. De igual modo, se describen diferencias individuales, entre distintas personas, como citábamos con el ejemplo del chocolate. Allí influyen factores genéticos, étnicos e incluso culturales.

Respecto del estudio del metabolismo, se lo define como muy vasto y se remonta a más o menos 400 años atrás, siendo el producto de numerosos aportes a la materia que hicieron médicos, científicos, físicos y químicos. El médico Santorio Santorio en el siglo XVII fue el primero en experimentar consigo mismo pesándose antes y después de comer, dormir, tener relaciones sexuales, excretar, trabajar, descubriendo que la mayor parte de la comida que ingería la perdía en ocasión de la transpiración insensible. A este le siguieron distintos esfuerzos que fueron haciendo otras personalidades como Luis Pasteur, Friedrich Wöhler y Eduard Buchner, entre otros.

Metiéndonos ya en el funcionamiento propio del metabolismo, se descubre que la mayor parte de las estructuras que conforman a los animales, plantas y animales pertenecen a los tres tipos de moléculas básicas que son esenciales para la vida: aminoácidos, lípidos y glúcidos. Entonces, ateniendo a esta situación de importancia excluyente, lo que hará el metabolismo es sintetizar a las moléculas en la construcción de células y tejidos o degradarlas, para utilizarlas como recurso energético a la hora de la digestión. En este sentido, es fundamental reconocer una gran diferencia en el metabolismo de los vegetales en comparación con lo ocurrido con los animales y los hongos. Las plantas incluyen en su metabolismo una etapa de anabolismo denominada fotosíntesis, en la cual son capaces de acumular la energía lumínica del sol en forma de energía química, al sintetizar glúcidos a partir de materia inorgánica (agua y dióxido de carbono). Los hongos y los animales carecen de esa capacidad, por lo cual sólo pueden incorporar nutrientes elaborados para ser destinados a sus procesos de anabolismo (síntesis de moléculas propias) y catabolismo (liberación de energía y eliminación de desechos).

Algunos consejos para activar el metabolismo son similares a los de cualquier tipo de afección o trastorno alimentario: realizar ejercicio físico, preferentemente por la mañana y una dieta balanceada repartida en varias veces durante el día. Pese a que algunos aspectos del metabolismo no son corregibles, como su componente genético, muchos otros son al menos modificables, por lo cual la nutrición correcta y la actividad física pueden asociarse con cambios notables y redituables cuando se aplican de modo recurrente, sistemático y con el correcto asesoramiento científico y profesional.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"