Definición ABC » Salud » Lipoproteínas

+

Definición de Lipoproteínas



Las Lipoproteínas son moléculas compuestas de proteínas y de grasa, encargadas de trasladar el colesterol y otras sustancias grasas similares a través de la sangre.

Su apariencia física es esférica, son hidrosolubles y presentan un núcleo de lípidos apolares, tales como el colesterol esterificado y los triglicéridos; están cubiertas por una capa externa hecha de apoproteínas, fosfolípidos y colesterol libre.

Buena parte de las enzimas, toxinas y antígenos pertenecen a este tipo.

Por su lado, las apolipoproteínas de las lipoproteínas son las encargadas de ejecutar una función muy importante, como es la estabilización de las moléculas de lípidos, tales como los triglicéridos o el colesterol, dentro de un entorno acuoso como es la sangre, a través de la cual “navegan”; el funcionamiento es muy similar al de un detergente empleado en limpieza.

Por otra parte, las lipoproteínas son excelentes indicadoras del tipo de lipoproteína del que se trata. Entonces, los receptores de las lipoproteínas de una célula son capaces de identificar los diferentes tipos de lipoproteína, además de dirigir y controlar su metabolismo.

Existen diferentes tipos de lipoproteínas dependiendo de la densidad que ostenten: quilomicrones (son los encargados del transporte de los triglicéridos, fosfolípidos y del colesterol ingeridos en la alimentación, los recogen en el intestino delgado, llevándolos luego hacia los tejidos a través del sistema linfático; poseen baja densidad), lipoproteínas de muy baja densidad o VLDL (son complejos sintetizados mediante el hígado que transportan los triglicéridos especialmente hacia los tejidos extra hepáticos, presentan una baja densidad, aunque superior a la de los quilomicrones), lipoproteínas de densidad intermedia o IDL (es un complejo que se encuentra en la mitad del camino entre las lipoproteínas de muy baja densidad y las de baja densidad. Su duración es relativamente corta y se la halla normalmente en la sangre en concentraciones bajísimas), lipoproteínas de baja densidad o LDL (la mayor cantidad del colesterol se transporta en la sangre unido a proteínas, cuyo resultado son justamente las lipoproteínas de baja densidad; cuando la célula demanda colesterol a instancias de la síntesis de la membrana produce este tipo de lipoproteínas, insertándolas en sus membranas plasmáticas) y lipoproteínas de alta densidad o HDL (se trata de las lipoproteínas que se ocupan del transporte del colesterol desde los tejidos hasta el hígado; como consecuencia de una de sus principales actividades, que es la de retirar el colesterol de las arterias y llevarlo de nuevo al hígado para su excreción, se la conoce popularmente como colesterol bueno; son las más densas y más pequeñas).

A mayor densidad habrá menor contenido de lípidos.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"