Definición ABC » Salud » Leptina

+

Definición de Leptina

Leptina La Leptina es una proteína que actúa como una hormona, es producida por el tejido graso del cuerpo como un mediador que permite brindar información a los centros nerviosos cerebrales sobre la cantidad de grasa almacenada así como sobre la reserva energética con la que cuenta el organismo.

La leptina es capaz de regular la alimentación

Esta hormona es producida por las células del tejido adiposo, conocidas como adipocitos, en respuesta a la alimentación con la finalidad de disminuir el apetito mediante la aparición de la sensación de saciedad. Los niveles de leptina producida son directamente proporcionales a la cantidad de tejido graso en el cuerpo, lo que explica que las mujeres tengan mayores niveles sanguíneos de leptina que los hombres.

Además de esto la leptina es capaz de estimular centro en el hipotálamo que activa mecanismos que llevan a la oxidación de las grasas y al aumento del gasto energético lo cual, junto a su efecto de disminución del apetito, lleva a que ocurra la pérdida de peso.

Relación entre leptina y obesidad

La obesidad es una enfermedad multifactorial, se relaciona con una serie de elementos que llevan a que ocurra un aumento en la ingesta de alimentos y una disminución en la actividad física, este desbalance se ve además favorecido por cambios químicos como la disminución de los niveles de leptina en el organismo o un fenómeno conocido como resistencia a la leptina.

La disminución en la producción de leptina o la incapacidad del hipotálamo a su efecto son dos mecanismos relacionados con el desarrollo de obesidad, ya que son capaces de producir una sensación de hambre que lleva al aumento en la ingesta de alimentos sin que esto sea contrarrestado por la saciedad, lo que finalmente llevara al aumento de peso.

Leptina 2 Se han llevado a cabo muchos ensayos con la finalidad de establecer su utilidad en el tratamiento de la obesidad, sin embargo se ha determinado que estaría indicada solo en los casos de obesidad asociada con una disminución de los niveles de leptina, que representa solo el 5% de todos los casos de obesidad, en el 95% restante no tendría sentido emplearla ya que el mecanismo que lleva al aumento del peso es la resistencia a esta hormona y no la disminución de su producción.

Hasta el momento la mejor forma de mantener unos niveles bajos de leptina, con una mayor respuesta fisiológica a esta hormona, es con la ingesta de dietas basadas en la incorporación de alimentos de bajo índice glicémico, los cuales incluyen carbohidratos complejos provenientes de vegetales y frutas en sustitución de los originados a partir de productos refinados.

 
 
 
Temas en Leptina
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48582 fans
  • Twitter
    2272
  • Google
    362
  •