Definición ABC » Salud » Infarto

+

Definición de Infarto



infarto
Para la medicina, un infarto es el nombre que se le da a la necrosis isquémica o muerte de un tejido en un órgano, que ocurre producto de la obstrucción de las arterias que interrumpen la llegada de sangre oxigenada a dicho órgano.

Los infartos más frecuentes y comunes ocurren en el corazón y se los conoce como infarto agudo de miocardio, pero un infarto puede tener lugar en el cerebro – y se lo llama accidente vascular encefálico – o, por ejemplo, en el intestino – se le llama infarto intestinal mesentérico -. También estos episodios pueden tener lugar en los pulmones, los testículos en el hombre y los ovarios en las mujeres, en el riñón, el bazo, el hígado y otros.

Las variables que ocasionan el infarto por obstrucción pueden estar dadas por elementos como placas de ateroma o tumores y, en otros casos, torsión o hernia del órgano.

Para los médicos existen tres aspectos en este tipo de episodios. La isquemia, que es la falta de irrigación sanguínea y, por tanto, de oxígeno al organo. La lesión, que se produce cuando determinado órgano ha estado privado de oxígeno y el tejido comienza a necrotizarse o morir. Y el infarto, que se da cuando el tejido efectivamente ha muerto y deja de funcionar esa porción del órgano.

Las consecuencias de un episodio de infarto pueden ser múltiples y, a menudo, implican un riesgo de vida para el paciente, en especial si se trata de un infarto de miocardio. El órgano puede quedar debilitado, perder parte de su funcionalidad o incluso permanecer inutilizado. En el caso del corazón, si el infarto es lo suficientemente grave, conduce a la muerte.

Las causas de un infarto de corazón en general tienen distintas aristas. Por un lado, existe un componente hereditario, que puede favorecer una tendencia del individuo a sufrir este tipo de patologías. Por otro, se ha probado que ciertas conductas o hábitos de la persona tienen un impacto relevante en la producción de infartos. Por ejemplo, el sobrepeso y los altos niveles de colesterol, un estilo de vida sedentario, la falta de actividad física, el excesivo consumo de alcohol o de tabaco.

La medicina ha desarrollado al día de hoy diversas técnicas para tratar este padecimiento. Entre ellas, una de las más comunes es el bypass, una técnica quirúrgica de derivación cardíaca que permite que la sangre sea irrigada sin obstrucciones mediante la creación de un nuevo conducto.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Infarto