Definición ABC » Salud » Grasa

+

Definición de Grasa



grasa La grasa es una materia lipídica de diverso tipo y características, presente casi exclusivamente en los organismos animales. La grasa se caracteriza por estar compuesta por ácidos grasos y glicerina. Dependiendo de la cantidad de moléculas para cada caso, tal combinación podrá resultar en diversos tipos de materia grasa, aunque la más conocida es la grasa triglicérica. Los triglicéridos tienen que ver en gran parte con el mantenimiento o no de niveles buenos de salud y por eso es uno de los valores más importantes a tener en cuenta cuando se analiza la grasa de un organismo.

Tal como se acaba de plantear, hay diversidad de materias grasas, aunque podemos dividirlas en dos tipos mayoritarios: grasas sólidas y grasas líquidas. Normalmente, la grasa sólida es la más popular y conocida, especialmente porque es la que se hace más visible en el cuerpo u organismo de un animal o persona. Por otro lado, es común designar a las grasas líquidas con el nombre de ‘aceites’ aunque esto no implica que dejen de ser grasas o sean más saludables.

Entre las diferentes opciones de grasas existentes de acuerdo a su nivel de saturación, a su composición y a la proporción de ácidos grasos, encontramos a las grasas saturadas (grasas sólidas y nocivas a la salud si están presentes en exceso en el organismo), grasas insaturadas (líquidas y más livianas en su estructura. Algunas de ellas se convierten en nutrientes importantísimos para el organismo. Dentro de las insaturadas encontramos también a las monoinsaturadas y las poliinsaturadas) y finalmente las grasas trans (las más nocivas de todas por ser artificiales y generadas a través de una transformación de sus características esenciales).

Uno de los principales objetivos de la grasa es la conversión de su materia en energía que sirve al organismo para funcionar correctamente. Además, permite la protección de órganos internos al establecerse como una delicada membrana, como también la protección del organismo contra las condiciones climáticas adversas. Una acumulación excesiva de grasa hará que el consumo de energía no sea el suficiente como para necesitar renovarla y por tanto los tejidos adiposos crecen y no son reutilizados. Es esencial para mantener un buen porcentaje de grasa en el cuerpo llevar adelante una alimentación sana, realizar ejercicio y eliminar hábitos como el tabaquismo.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Grasa