Definición ABC » Salud » Colesterol

+

Definición de Colesterol



colesterol Podemos definir al colesterol como el esterol o lípido ubicado en diferentes tejidos del organismo de los animales, así como también en la corriente sanguínea, por donde es transportado a diversas partes del cuerpo. Su concentración se ve especialmente aumentada en órganos tales como el hígado, el páncreas, el cerebro y la médula espinal, pero su presencia excesiva en el torrente sanguíneo puede generar complicaciones tales como taponamiento arterial y deficiencias físicas.

Si bien el colesterol es un elemento necesario en todo organismo animal, cuya función es básicamente la construcción de membranas permeables en diversos espacios del cuerpo, la presencia en demasía del mismo es lo que causa importantes alteraciones, principalmente en el sistema circulatorio ya que genera taponamiento de las arterias y los vasos sanguíneos. Esto impide el correcto paso de la sangre y por consiguiente genera mayor esfuerzo a los órganos cardíacos.

El colesterol es un elemento de muy rápida absorción y síntesis para el cuerpo humano, lo cual implica que sus valores pueden verse inmediatamente afectados por la conducta alimentaria o de otros hábitos del individuo. Del mismo modo que puede subir fácilmente, el colesterol puede controlarse y mantenerse dentro de los valores normales al adquirir nuevas costumbres de vida.

Es importante diferenciar entre lo que comúnmente se conoce como ‘colesterol malo’ o LDL y ‘colesterol bueno’ o HDL ya que siempre es importante contar con ciertos niveles de colesterol en el cuerpo si se trata del colesterol que trabaja naturalmente en el organismo.

El organismo animal presenta dos formas de adquirir colesterol. Una, la más conocida, es a través de los alimentos que contienen alto nivel de colesterol (siempre los alimentos animales o los derivados de ellos). También los alimentos que contienen mucha grasa como las preparaciones fritas pueden influir en el aumento del colesterol. El segundo modo tiene que ver con el funcionamiento del hígado, que por sí solo produce colesterol para que este llegue a las partes del cuerpo que lo necesitan.

Por otro lado, llevar adelante costumbres tales como el tabaquismo, el sedentarismo y altos niveles de estrés es sin dudas una gran contribución a la presencia de altos niveles de colesterol en sangre. Los niveles de colesterol se miden cada miligramo por decilitro y esta ecuación expresa que hasta 200 mg/dL es colesterol bajo o bajo riesgo de sufrir enfermedades cardíacas; que entre 200 y 300 md/dL es un riesgo intermedio y que más de 300 mg/dL es un alto riesgo. Por su parte, también vale aclarar que enfermedades relacionadas con el colesterol suelen atacar más comúnmente a los hombres que a las mujeres y a partir de ciertas edades.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"