Definición ABC » Salud » Caloría

+

Definición de Caloría



La Caloría es la unidad de energía térmica que equivale a la cantidad de calor requerido para posicionar la temperatura de un gramo de agua en un grado centígrado de 14,5 a 15,5 grados a la presión normal. El símbolo que se utiliza para denominarla es Cal. Al tratarse de una forma de cuantificar la energía, en el Sistema Internacional se prefiere como unidad al julio (o joule) en términos estrictamente científico, pero la gran difusión del concepto de caloría ha impuesto su utilización cotidiana en ámbitos populares y también en las ciencias de la salud. En este modelo, una caloría equivale aproximadamente a 4 joules.

Pero también la caloría se utiliza para medir el contenido energético de los alimentos que los seres humanos ingerimos cotidianamente y así tener un rango de posibilidades que nos indiquen cuáles son los alimentos más apropiados para consumir de acuerdo con las necesidades del momento, en caso que se esté cumpliendo una dieta, o bien aquellos que necesitamos para balancear el plan alimentario.

Las calorías son el producto de los macronutrientes que los seres vivos necesitamos para obtener energía. Una vez fuera de estos nutrientes, las calorías, se transformarán en kilocalorías o miles de calorías. Así como los automóviles necesitan del gasoil, de la nafta o del gas para andar, vos, yo, todos los seres que respiramos, necesitamos de la energía para poder sobrevivir en este mundo tan complicado y por supuesto, para poder desarrollar el resto de nuestras funciones vitales. Ésta no se obtendrá de otra manera que alimentándonos, esto es, convirtiendo la energía química de los alimentos en energía calórica por medio de su liberación con la digestión y su aplicación en el mantenimiento del metabolismo.

Dependiendo de los casos puntuales (aunque en general…), las calorías son también las pesadillas que aquellas personas que se encuentran sometidas a una dieta deberán padecer. Es muy común, si alguien alguna vez tuvo la oportunidad de hacer una dieta o lo sabe porque ha visto de cerca a una amiga, un pariente o un compañero de trabajo cumpliendo una, que quien hace una dieta revise sistemáticamente los envoltorios y los packaging en los cuales vienen los alimentos, porque allí generalmente los elaboradores dan cuenta de la cantidad de calorías que poseen los alimentos en cuestión. ¿Quién alguna vez no habrá dejado un paquete de galletitas o de alfajores en la góndola de un supermercado luego de confirmar que superaban la cantidad de calorías permitidas por la dieta o por el médico… o por qué tan sólo una porción de esas cosas ya cuenta con las calorías necesarias o indicadas para consumir en el día…? Debe advertirse que es muy fácil caer en la trampa de los productos denominados light, los cuales no necesariamente implican una reducción de calorías adecuada para las necesidades de cada individuo. Es importante en este sentido el asesoramiento por parte de profesionales idóneos para evitar ser víctimas de muchas publicidades engañosas…

Las calorías que una persona necesitará para afrontar una jornada, ya sea de trabajo o estudio, se emplean en las actividades vitales básicas, así como en el movimiento físico que demandan las diversas actividades que realizamos diariamente y en las situaciones estresantes a las cuales a veces debemos enfrentarnos. Es interesante señalar que el consumo de calorías es completamente diferente entre una persona y la otra. La necesidad básica y elemental para el mantenimiento mínimo del metabolismo en un adulto es de unas 1000 calorías, pero, a partir de allí, todo dependerá de la actividad física y mental de cada individuo (el cerebro es un ávido consumidor de calorías, cosa que no debe olvidarse en quienes efectúan tareas fundamentalmente intelectuales). Cuando un organismo consume menos calorías que las que incorpora con los alimentos, esta energía se acumula como reserva en forma de tejido graso. En cambio, cuando se consumen más calorías de las que ingresan, se degradan inicialmente esas reservas grasas y, en situaciones graves, comienzan a consumirse también proteínas. Por lo tanto, para lograr un apropiado equilibrio, se requiere tanto un consumo de la cantidad correcta de calorías como la realización de actividad física y mental, con la meta de mantener una vida saludable.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"