Definición ABC » Salud » Angustia

+

Definición de Angustia



angustiaSe denomina con el término angustia a aquel estado afectivo de características penosas y tristes, que puede afectar a cualquier individuo y que aparecerá generalmente como la primera respuesta o reacción ante un peligro o impresión. Para las personas que se encuentran inmersas en este estado se convierte en algo común, por ejemplo, no saber cómo resolver y manejar determinadas situaciones, siendo que esta afección rápidamente reducirá de un modo considerable tanto su productividad como la calidad de vida.

Si bien no siempre la angustia se manifestará de la misma manera en quienes la padecen, existen algunas consideraciones generales que permitirán reconocerla y detectarla, como ser ataques de pánico y miedo intenso, opresión en el pecho, palpitación y dificultad a la hora de respirar, insomnio, cansancio, nerviosismo, náuseas, miedo a morirse y un terror exagerado y continuo a que algo malo le ocurra a quien lo padece o a alguien de su entorno, aún no existiendo causas probables de que eso ocurra.

Aunque por supuesto siempre la mejor decisión será la de directamente consultar un profesional en la materia, estos síntomas generales ayudarán al entorno del enfermo en una primera detección para luego sí llevarlo ante un experto que se ocupe de su tratamiento.

Entre las causas de la angustia nos encontramos con un amplio abanico que puede ir desde el estrés provocado por las preocupaciones y obligaciones cotidianas, siguiendo por la vivencia de situaciones que pusieron en riesgo la seguridad física, como puede ser el caso de una violación, accidente, asalto, secuestro o desastre natural, pasando por la pérdida del empleo, hasta la muerte de algún familiar y los típicos problemas de pareja.

En algunas situaciones la angustia ataca y ya no hay nada más que hacer que tratarla, en tanto, si una persona tiene tendencia a la caída en ese estado, algunas de las recomendaciones que generalmente se dan para prevenirla es la práctica de algún deporte, enfrentarse a los problemas, ejercitar y facilitar la comunicación con la familia, evitar ponerse en situaciones que acarreen inseguridad física, dormir más de 8 horas diarias, entre otras.

Obviamente y dependiendo de las particularidades que rodeen a cada caso, los psicólogos y psiquiatras que son aquellos profesionales de la medicina a quienes se los consulta por este tipo de trastorno, suelen recomendar para su tratamiento diversas alternativas como por ejemplo una terapia en la cual el individuo descarga toda esa angustia o bien si el caso lo amerita, acompañar esa terapia con la ingesta de algún fármaco que ayude a reducir la misma.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"