Definición ABC » Religión » Diócesis

+

Definición de Diócesis

Se llama diócesis a aquel territorio o distrito que se encuentra sujeto a la jurisdicción de un prelado, es decir, de un superior en la jerarquía eclesiástica, tal es el caso de un obispo, un arzobispo, entre las opciones más comunes.

Distrito religioso que está bajo el mando un prelado. Órganos que lo componen

Cabe destacarse que las diócesis se encuentran compuestas por diferentes órganos o componentes tales como el obispo diocesano, que es quien está a cargo de la diócesis y es su máxima autoridad, puede estar también asistido por obispos auxiliares; también está la curia diocesana que la conforman aquellas personas y organismos que asisten al obispo en su gestión; y el cabildo de canónigos, que son el conjunto de sacerdotes que integran el cabildo catedral y que ofrecen allí los oficios religiosos, entre otras funciones.

El concepto es usado por diversas iglesias cristianas, siendo la católica la más extendida.

En tanto en su derecho canónico, en el canon 369, la define como una porción del pueblo de Dios, a cuyo cuidado se encuentra el obispo, ayudado por el presbiterio, unida al pastor y congregada por este en el espíritu santo; a través de evangelio y la eucaristía constituye una iglesia particular en la cual está presente y actuando la iglesia de Cristo.

El concepto de diócesis es realmente antiguo, ya que en realidad al mismo, en tiempos del imperio romano, se lo usaba para designar a las divisiones administrativas.

Por ejemplo, el templo pertenece a una parroquia, varias parroquias pertenecen a un sistema mayor designado decanato, los cuales agrupados conformarán una diócesis.

Al mismo tiempo a las diócesis se las puede agrupar en provincias eclesiásticas que estarán precedidas y dependerán de un nivel mayor denominado como arquidiócesis, que es una diócesis pero que detenta un rango superior con respecto a las convencionales.

En tanto, cuando una diócesis no está precedida por un obispo o pastor se dirá que la misma está vacante o impedida.

En la Iglesia Católica la diócesis titular será un obispado o arzobispado, es decir, siempre que se refiera a la misma se estará dando cuenta de la jurisdicción de un obispo.

Funciones principales

En tanto, entre las funciones que una diócesis generalmente despliega se cuenta la de proveer formación a aquellos jóvenes que presenten inquietudes sacerdotales, por tanto, es que una de sus principales tareas será fundar seminarios, en donde estos jóvenes con aspiraciones religiosas podrán no solamente encontrarse en seria y directa relación con Dios sino que además participarán de un programa de estudio que incluye conceptos teológicos y filosóficos que serán vitales a la hora de llegar al fin de la carrera a través de la ceremonia de la ordenación.

Buena parte de las diócesis que existen alrededor del mundo cuentan con institutos propios de educación superior. En un comienzo la universidad católica junto al seminario diocesano surgieron con la clara misión de ser un apoyo de la Iglesia a la hora de la formación de las nuevas generaciones de clero, de todas maneras, hoy en día además de esta función, también las universidades católicas se destacan por sus aportes en otros ámbitos tales como el cultural y el científico.

La máxima autoridad: obispo

En tanto, el obispo, que como dijimos es su autoridad máxima, dispone de diversas funciones: estará a cargo de su cuidado y será el representante legal de los intereses de la misma.
Esto lo convierte en una autoridad que per se representa tres poderes, el legislativo, ejecutivo y judicial, mientras tanto, en estas tareas puede estar ayudado por vicarios.

Cuando el obispo cumple 75 años de edad deberá presentarle la renuncia al Papa quien decidirá sobre la misma considerando las circunstancias que la rodean.
Esto no implica que si el Papa lo considera y decide el obispo pueda continuar como tal a pesar de haber llegado a esa edad.

Si el Papa acepta su renuncia se convertirá en el obispo emérito de esa diócesis y asumirá otro prelado.
El obispo emérito podrá seguir residiendo en esa diócesis si así lo quiere.

La distinción entre un obispo y arzobispo radica en que al primero se le atribuye una relevancia honorifica sobre el resto de los obispos, que en tiempos pasados estuvo mayormente vinculada a la jurisdicción a la cual pertenecía, tal es el caso de una metrópoli importante, y por esta razón disponían de una preeminencia.

 
 
 
Temas en Diócesis
 

Redes Sociales

  • Facebook
    46674 fans
  • Twitter
    2239
  • Google
    320
  •