Definición ABC » Política » Senado

+

Definición de Senado



Senado Dentro de un sistema de gobierno democrático, el Senado es una de las dos cámaras legislativas que tiene entre sus funciones más importantes votar y aprobar o desechar proyectos de ley que se aplicarán al conjunto de la sociedad. El Senado es conocido como la cámara alta de sendas cámaras ya que es aquella en la que los legisladores son menos, sus votos valen más y por consiguiente es más exclusiva que la cámara de Diputados. El Senado es un órgano parlamentario en el cual el debate y la puesta en común de ideas son las bases de su funcionamiento, a diferencia de lo que sucede en los poderes ejecutivos y judiciales donde ciertas jerarquías deben respetarse sí o sí.

Si bien la idea de asamblea en la que todos los miembros de una sociedad podían participar existía antes de Roma, no fue hasta ella que la idea de Senado nació como una institución a la cual sólo tenían acceso los sectores más importantes de la sociedad para debatir y decidir sobre diferentes cuestiones de la vida cotidiana. El Senado es sin dudas una de las instituciones más importantes de la historia romana y quizás la única que se mantuvo a lo largo de todo su recorrido, desde la fundación de Roma en el año 753 a.C. hasta su caída final en el siglo V d.C. Hoy en día, la tradición senatorial permanece en gran parte de los estados democráticos parlamentarios.

El Senado se caracteriza, como la cámara baja o de Diputados, por estar compuesto por numerosos miembros. Ambos tipos de legisladores son elegidos por el pueblo en elecciones legalmente establecidas y es ese momento en el cual se vuelven representates del pueblo para expresar su voz y voto. Sin embargo, el número de senadores suele ser siempre inferior al de diputados, mientras que su duración en el cargo es más extensa y la remuneración que los funcionarios reciben es más alta cuando llegan a ser senadores.

El Senado tiene la tarea de recibir los proyectos de ley que hayan sido aprobados por la cámara de Diputados a modo de ratificarlos o rectificarlos. El proceso de aprobación de una ley no está completo hasta que los Senadores no dan su veredicto sobre el mismo, a pesar de que este haya sido previamente aprobado por los diputados.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"