Definición ABC » Política » Fascista

+

Definición de Fascista

El término fascista se emplea para referirse a todo aquello propio o relacionado con el fascismo.

Propio o vinculado al fascismo o la persona que sigue este régimen

Y también para referirse a aquella persona que es partidaria, seguidora de este régimen.

Movimiento político surgido en Italia luego de la Primera Guerra Mundial y que se caracterizó por el totalitarismo en el ejercicio del poder, exaltación del nacionalismo, y un aparato de propaganda que lo sostiene y promueve

El Fascismo es un movimiento político y social surgido en Italia tras la finalización de la Primera Guerra Mundial, cuyo ideólogo fue Benito Mussolini.

El totalitarismo y el nacionalismo son las características más importantes que sostienen al mencionado movimiento. En tanto, la doctrina que este propone, así como la de similares movimientos que surgieron en otras partes del mundo se designan con el término de fascista.

Oportunamente, al fascismo se lo propuso como una tercera vía o alternativa ante las democracias liberales, tal es el caso de los Estados Unidos , y el socialismo de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas.
Pero como bien decíamos, el fascismo no fue propio del país de su creador sino que se extendió hacia otros países y culturas.
El régimen de Adolf Hitler en Alemania y el de Francisco Franco en España también son considerados expresiones fascistas.

Entre sus postulados, el fascismo propone un estado que es todopoderoso y que dice que encarna el espíritu del pueblo, por lo cual la población nada debe buscar por afuera de este, porque justamente es éste el que la proveerá de todo. En tanto, el estado se encuentra en manos de un único partido.

El ejercicio de la autoridad implica además la utilización de la violencia y la represión en los casos que lo demande, como por ejemplo contra aquellos que se expresan contrarios a los postulados.

Y la propaganda se erige como la herramienta más importante a través de la cual se ejercerá el poder y convencerá a la población que el fascismo es la forma política más conveniente de adoptar. Por ello es que los mencionados regímenes fascistas que mencionamos contaban con un aceitado y efectivo sistema de propaganda.

El líder fascista, generalmente, tiene las características de un caudillo y como tal se lo toma y se lo eleva a una consideración mucho más arriba de los hombres comunes. Y el ejercicio de su poder se da una manera absolutamente unilateral sin consultar a nadie las decisiones de gobierno.

El nazismo, un fiel exponente del fascismo

En el caso de Alemania el fascismo se encontró estrechamente vinculado al nazismo ya que ostentó un fuerte componente racial, que promovía la superioridad de la raza aria y actuaba violentamente en detrimento de otras colectividades tales como los judíos, los negros y los gitanos.

Como consecuencia de ello es que el nazismo, encarnado y liderado por Adolf Hitler en Alemania, desarrolló un cruel y tremendo aparato cuya misión era lisa y llanamente erradicar a aquellas comunidades que ellos consideraban inferiores, molestas, para su desarrollo.

Con ellos no quería convivir Hitler, y así es que ni bien logró el poder máximo en su patria, y en la incursión que realizó en otras naciones europeas, es que se ocupó de perseguir a la comunidad judía especialmente.
Les expropió bienes materiales, los capturó, y tomó como prisioneros en lugares que se conocieron como campos de exterminio y que tenían la finalidad de torturarlos, vejarlos, y obligarlos a realizar trabajos forzados.
También se los sometía a hambruna para debilitarlos y obviamente para sumar a esa serie de castigos y de infiernos que se buscaban que vivan antes de ser asesinados.

Porque la finalidad era que sufran infinitamente primero antes de morir, y la prueba de ello está en que una vez que se capturaban a las familias de judíos no se las exterminaba de inmediato sino que se los sometía a todas estas acciones tan crueles y condenables.

Por supuesto se los maltrataba a través de acciones violentas y luego se los eliminaba, tal era el propósito final, usando diversas metodologías, siendo una de las más famosas y fatales la conocida como la cámara de gas.

La misma consiste de una cámara sellada en la cual se introduce un gas venenoso o que asfixia inmediatamente.

A instancias del nazismo a esta práctica se la usó para consolidar lo que ellos llamaron como solución final, y que implicaba el genocidio sistemático de todos los judíos que estuviesen en la tierra, en los mencionados campos de exterminio, en el marco de la Segunda Guerra Mundial.

Se las simulaba como duchas en lugares subterráneos de estos campos.

En tanto, al mencionado genocidio se lo bautizó en la historia como Holocausto y se calcula que han muerto alrededor de seis millones de judíos como consecuencia del mismo.

 
 
 
Temas en Fascista
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48502 fans
  • Twitter
    2244
  • Google
    328
  •