Definición ABC » Política » Ciudadano

+

Definición de Ciudadano

En nuestro idioma el concepto de ciudadano dispone de una utilización recurrente y se le atribuyen varios sentidos al término.

Individuo natural o que es vecino de una comunidad

El uso más general y reconocido permite designar a aquel individuo natural o que es vecino de una comunidad o lugar geográfico determinado dentro de una nación, porque vive allí de manera permanente. Uno no puede ser ciudadano de varios lugares al mismo tiempo sino que se es ciudadano de aquel territorio en el cual se vive, trabaja o desarrolla en todos los niveles.

 

Aquello propio o relativo de una ciudad

También, la palabra la usamos de manera recurrente para indicar a todo aquello propio o relativo de una ciudad.

Condición político-jurídica que se aplica a aquella persona que habita en un estado y como tal dispone de derechos civiles y políticos que podrá ejercer

ciudadano Y por otra parte, como tercer sentido del término debemos decir que la palabra ciudadano se usa asimismo para referir una condición político-jurídica que se aplica a toda aquella persona que habita en un estado determinado y como tal dispone de derechos civiles y políticos que podrá ejercer y nadie podrá impedírselos.

Normalmente, la noción de ciudadano implica la convivencia en comunidad con otros ciudadanos, los cuales en conjunto conforman un determinado tipo de sociedad que, para organizarse debe estar ordenada jurídica y políticamente.

El término ciudadano se vincula directamente con la idea de ciudad, asentamiento en el cual se considera que el ser humano empezó a organizarse como sociedad. La noción de convivencia en un mismo espacio, compartido por otros seres humanos (como la ciudad), implicó desde un primer momento la necesidad de establecer derechos y deberes que organizarán la vida de manera conforme en esa comunidad. Es imposible que una nación pueda desarrollarse de manera satisfactoria si no se encuentra organizada y mucho menos en ese contexto de desorganización que un ciudadano pueda ejercer los mencionados derechos que dispone como tal.

Concepción que nace durante la Revolución Francesa

Sin embargo, no sería hasta el período de la Revolución Francesa que aparecería la noción de ciudadano como un sujeto que posee ciertos derechos políticos (acceder a la participación política, elegir representantes), sociales (el acceso a determinados servicios sociales) o jurídicos (igualdad ante la ley sin distinción de razas o clases). El ciudadano también cuenta con deberes del mismo tipo que tienen que ver con el cumplimiento de ciertas leyes como el respeto por los derechos de los demás, por el mantenimiento de ciertas pautas de conducta, por el compromiso con la sociedad misma, etc.

Normalmente se aplica a los sujetos con edad de votar

En la mayoría de las sociedades actuales, el término de ciudadano se aplica a los mayores de edad y no a los niños o adolescentes menores a 18 años. Esto normalmente tiene que ver con la participación política que ejerce un ciudadano al acceder al sufragio y elegir así a sus representantes políticos, derecho al que no tiene acceso hasta la edad de 18 años (o en algunos países menos o más).
Ahora bien, más allá de lo expuesto debemos decir que todos, independientemente de edades, son ciudadanos de aquel país en el que residen, niños, adolescentes y adultos, todos.

Convertirse en un ciudadano de un país que no es el natural es posible

Si bien lo habitual es que una persona sea ciudadana de aquel lugar en el que nace y en el que han vivido sus padres y otros ascendientes, también es posible que un individuo que no ha nacido en un lugar geográfico dado pueda convertirse en ciudadano de esa nación tras la realización de un trámite y del cumplimiento efectivo de una serie de condiciones.

Generalmente, cuando una persona se asienta en un país para trabajar, cumplido un determinado tiempo, podrá iniciar el trámite de ciudadanía que le otorgue los mismos derechos civiles y políticos que un habitante natural. Incluso hay personas que son ciudadanas de dos países al mismo tiempo.

Otras circunstancias que pueden convertir a alguien en ciudadano de un país es casarse civilmente con una persona que es ciudadana de esa nación o realizar el trámite de obtención de ciudadanía por su ascendencia correspondiente a la nación en cuestión, es decir, alguien tramita ser ciudadano español porque su abuelo lo era. Hay muchos países como el español, por ejemplo, que le permiten a los descendientes de sus ciudadanos naturales realizar el trámite de ciudadanía y también convertirse en ciudadanos españoles con todos los derechos que ello implica.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Ciudadano