Definición ABC » Medio Ambiente » Selva

+

Definición de Selva



Selva La selva es uno de los biomas de más fácil identificación en el planeta debido a su abundante vegetación, a su increíble variedad de flora y fauna, a sus temperaturas tropicales y a la altísima producción de oxígeno que colabora con la purificación de la atmósfera. La selva se caracteriza en la mayoría de los casos por poseer niveles de humedad importantes, causados por altas precipitaciones y por la presencia de cursos de agua que cruzan los diferentes espacios terrestres. Hoy en día, la preservación de las selvas tropicales (principalmente las del Amazonas) es de gran importancia para mantener el clima del globo terráqueo y el nivel de oxígeno en la atmósfera.

Original del latín (silva o silua), el término selva se relaciona con la noción de estado salvaje. La selva recibe, por tanto, su nombre a partir de las condiciones de su naturaleza: prácticamente virgen y no alterada por la presencia del ser humano. Las selvas se caracterizan primordialmente por la presencia de densas y altas arboledas que varían en tipo de acuerdo a las regiones del planeta de las que se esté hablando. Al mismo tiempo, un elemento fundamental de la selva es su altísima biodiversidad o variedad de flora y fauna. Esto significa que dentro de un mismo espacio se pueden encontrar miles de especies vegetales y animales que difícilmente se encuentran en otros biomas.

Por lo general, la selva es característica de los climas tropicales y subtropicales, contando con temperaturas (entre 27° y 29° C), niveles de humedad (altos) y precipitaciones (de entre 1500 a 2000 mm anuales) particulares y claramente diferenciables del resto de los ecosistemas planetarios. Quizás uno de los más abundantes y densos biomas del planeta, la selva está íntimamente relacionada con la producción de oxígeno y con el consumo de dióxido de carbono, por lo cual son esenciales para mantener condiciones aptas para la subsistencia de los seres vivos en el planeta Tierra. Sin embargo, uno de los elementos más pobres de la selva es el suelo: este es pobre, ácido y no muy profundo.

Si bien las selvas húmedas (o umbrófilas) son las más comunes y extensas en el planeta, también existen selvas secas (o tropófilas) que se caracterizan por poseer menor nivel de precipitaciones, vegetación menos abundante y una larga estación seca.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"