Definición ABC » Medio Ambiente » Árbol

+

Definición de Árbol

Planta de enorme porte y gran longevidad

Un árbol es una planta de gran porte, de tronco único leñoso y que se ramifica a cierta altura del suelo.
La planta será considerada como árbol si ya en su madurez, su altura, supera los 6 metros de alto y además produce ramas secundarias año tras año, diferenciándose por estas condiciones de los arbustos.
Por otra parte, la longevidad resulta ser otra característica propia de este tipo de planta, por ejemplo, algunas especies, tales como las secuoyas gigantes californianas, las cuales pueden superar los 100 m de altura y más de seis mil toneladas de peso.

Partes del árbol y variedades

Los árboles se encuentran prendidos a la tierra por un grupo de raíces que se unen al mencionado tronco leñoso, en tanto, la corteza, que ejerce la función de protección, se hará más lisa a medida que se avanza en altura y por el lado de las ramas que lo componen, las mismas, siempre, se encontrarán en el mismo lugar, aunque, con el tiempo se tornarán más gruesas.

Durante la estación de la Primavera, de las yemas brotan ramillas, hojas y en algunos casos hasta flores.
Tal como mencionamos más arriba, cada año los árboles añaden a su tronco y a sus ramas una nueva capa de crecimiento, si se corta el tronco nos encontraremos con anillos que no solamente nos permitirán conocer la edad del árbol, sino que analizando el grosor de los mismos podremos saber cuánto ha crecido durante el año el mismo.

Existen diversos tipos de árboles, frondosos (de hojas anchas y planas, producen flores y son propios de aquellas zonas más cálidas, tales como el roble, las hayas y los arces), coníferas (característicos de las zonas frescas, poseen hojas duras y finas y en su mayoría producen piñas) y los tropicales, siendo las palmeras el más característico y popular de este tipo (necesitan para vivir del calor y de las lluvias).

Pero más allá de las variedades hay estructuras en los árboles que se repiten, tal es el caso de la raíz, que es el componente que le permite al árbol nutrirse; el tronco que provee la madera y que es la parte más dura que mantiene a la copa del árbol; las ramas surgidas del tronco se afinan una vez que llegan a los extremos; y las hojas que despliegan una función muy importante en cuanto a la atracción de la luz solar para llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis.

Fundamentales en materia de equilibrio del medio ambiente y en el desarrollo de la economía

Los árboles, además, resultan ser una parte predominante y muy necesaria dentro de cualquier ecosistema, ya que no solamente contribuyen a prevenir la erosión, sino que además visten paisajes, forman selvas y bosques; y también son esenciales a instancias del desarrollo de varias industrias como consecuencia de la madera que de ellos se extrae y que resulta ser una materia prima fundamental en el ámbito de la construcción y del diseño de muebles de madera, por ejemplo.
También son muy importantes para la industria del papel dado que la celulosa de los árboles se emplea para fabricar este material tan importante y tan usado en diversos contextos.

La explotación económica de los árboles no es nueva ni mucho menos sino que data de los tiempos más remotos cuando precisamente se descubrió la tremenda utilidad que se le podía dar a las materias primas que de ellos se obtenían.

Entonces, los árboles son muy importantes para la actividad económica de cualquier nación y para mantener equilibrado el medio natural en el que están insertos.

Reforestación para preservarlos y regenerar especies

Como consecuencia de lo expuesto fue necesario que el ser humano tome conciencia de la relevancia de los mismos y se ocupase de realizar un uso eficiente de los árboles, evitando la tala indiscriminada, un accionar que por supuesto perjudica a la vida en el planeta.

Pero claro, no fue un trabajo sencillo pero finalmente las grandes empresas que necesitan de los árboles para producir sus productos comprendieron que ir en contra de los mismos, usándolos de un modo irracional, también se verían seriamente perjudicados en el futuro, entonces, tomaron medidas efectivas y desarrollaron políticas de protección en este sentido.

Así es que encontró razón de ser la actividad de la reforestación, que justamente se propone la generación de árboles en la misma proporción en la que se los va utilizando, para que jamás falten…
Se entendió que se si no se lleva a cabo una tarea como la reforestación tarde o temprano se desencadenarían serios problemas en torno a la actividad económica que protagonizan y asimismo en materia ambiental, teniendo en cuenta además que la población sigue y sigue creciendo.

La dendrología es la disciplina que se ocupa de estudiar todo aquello que es propio de estos y por su lado, la silvicultura, se ocupa de su estudio científico y lo inherente a la práctica de su cuidado y cultivo.

 
 
 
Temas en Árbol
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45041 fans
  • Twitter
    2225
  • Google
    310
  •