Definición ABC » Historia » Liberalismo

+

Definición de Liberalismo

Doctrina política social y económica que promueve la libertad y rechaza la intervención estatal en todo plano

Se conoce como Liberalismo a aquella doctrina política, económica y social que defiende a ultranza la libertad individual y rechaza de plano la intervención del estado en asuntos civiles.

Además, el Liberalismo es un sistema político y filosófico que promueve las libertades civiles y que se opone al despotismo (gobierno de una sola persona o de varias que gobiernan con poder absoluto). En oposición a este último y en clara sintonía con la doctrina liberal se encuentran la democracia representativa, la división de poderes y los principios republicanos, que en definitivas cuentas son el pilar de cualquier liberalismo.

La libertad individual, el mantenimiento de un estado de derecho, el progreso de la sociedad, la igualdad ante la ley, el derecho a la propiedad privada y la tolerancia religiosa, son las principales cuestiones por las cuales lucha y pelea el liberalismo.

No intervención del estado, tolerancia, libre expresión e igualdad ante la ley, sus bases

Para el liberalismo el estado debe tomar la posición de un árbitro en lo que respecta a la actividad económica, interviniendo lo menos posible, dejando jugar el partido a los que saben. La tolerancia, por otra parte es una de las banderas más alzadas por el liberalismo, porque la idea es que se respeten todas las propuestas, sin que haya ningún tipo de imposición por una opción u otra, se debe permitir que el ciudadano elija libremente y sin condicionamientos de ningún tipo. Libre mercado, libre exposición de las ideas, e igualdad ante la ley, son las bases sobre las que se apoya el liberalismo.

Si bien el liberalismo es un sistema uniforme todo, se puede distinguir entre diferentes tipos de acuerdo al ámbito al cual nos refiramos, ya sea económico, político o social.

El liberalismo económico propone limitar la intromisión estatal en las relaciones comerciales promoviendo la reducción en los impuestos y eliminando las regulaciones. Al limitar la intervención del estado el liberalismo económico cree que está garantizando la igualdad de condiciones y establecerá un mercado de competencia perfecta, eso sí, al reducir al máximo la participación estatal quedará excluida todo tipo de ayuda social, como por ejemplo los subsidios.

Por su lado, el Liberalismo social defiende la libertad en las conductas privadas de los individuos y en lo que respecta a sus relaciones sociales. En este sentido, por ejemplo, la legalización del consumo de drogas se encontraría avalada por el liberalismo social.

Y finalmente el liberalismo político propone entregar el poder absoluto a los ciudadanos, quienes podrán elegir a sus representantes de manera soberana y totalmente libre.

Vale destacar que cada una de estas corrientes liberales cuenta con variantes y defensores más o menos acérrimos de las libertades que se promueven. John Locke, Montesquieu, Rousseau, Adam Smith y John Stuart Mill, entre tantísimos otros, son algunas de las célebres figuras enroladas en la doctrina del liberalismo.
Mientras tanto, a la persona que sigue y promueve el liberalismo se lo denominará como liberal.

Principales críticas

Pero así como ha tenido célebres promotores y difusores, también, el liberalismo cuenta con una caterva de detractores que lo consideran un sistema inescrupuloso, individualista y que termina por instalar la pobreza en los lugares donde se lo promueve, por citar algunas de las críticas más recurrentes.

La desigualdad económica es sin lugar a dudas la situación que más le achacan al liberalismo, es decir, por donde pasó el liberalismo y hay este tipo de escenario se lo señalará como el responsable máximo.
Como el liberalismo se opone totalmente a cualquier intervención del estado, los críticos, sostienen que de haber desigualdades no se permite intervenir para corregirlas y subsanarlas, entonces, esta situación llevará indefectiblemente a un estado de cosas peor, en donde mandará por un lado la indigencia sin posibilidades de ningún tipo y de la vereda de enfrente la clase pudiente, las grandes empresas, a quienes las consideran las grandes aliadas de este tipo de sistema.

El padre del liberalismo económico y un auténtico pionero en este sentido ha sido uno de los personajes que anteriormente mencionamos, Adam Smith, a él se le atribuye la promoción del rol pasivo que debe tener el estado ante la actividad de los particulares y las empresas. Naturalmente el liberalismo se ocupará de agilizar sus relaciones comerciales por el equilibrio que genera la ley de la oferta y de la demanda.

 
 
 
Temas en Liberalismo
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45135 fans
  • Twitter
    2202
  • Google
    278
  •