Definición ABC » Historia » Imperio Romano

+

Definición de Imperio Romano



imperio romano Conocido como uno de los imperios más importantes y poderosos de la Antigüedad, el Imperio Romano puede describirse como una fenomenal estructura de poder político, económico y cultural que abarcaría uno de los territorios más extensos de la historia y que duraría más de cuatro siglos como tal hasta su caída en el año 476 d.C.

La formación del Imperio Romano puede encontrarse en diferentes fenómenos que fueron dándose progresivamente en la historia de Roma. En primer lugar, la expansión cada vez más fabulosa que ya había comenzado a realizar la república romana en busca de nuevos centros comerciales. Esta expansión permitió a los gobernadores romanos neutralizar cada vez más enemigos. Por otro lado, las guerras civiles por el control del poder en la misma Roma terminarían provocando la necesidad de instaurar gobernantes que pudieran concentrar el poder en su persona y que calmaran el desorden generalizado.

Como resultado de estas guerras, la concentración del poder se convertiría rápidamente en una opción más y más utilizada por los políticos romanos, entre los cuales Julio César y su hijo adoptivo, Octavio, destacarían claramente. Al vencer éste último a los intentos de golpe de estado llevados a cabo por Marco Antonio con la ayuda de la emperatriz egipcia Cleopatra, el Senado y el pueblo romano lo coronarían como el primer emperador de Roma, con el ejercicio pleno de los poderes políticos, religiosos, militares, económicos y civiles. Octavio cambiaría su nombre a Augusto y comenzaría así el primer gobierno imperial. Este gobierno se conocería como la Paz Romana al lograr Augusto pacificar los territorios y establecer un importante bienestar económico.

La trayectoria del Imperio Romano cambiaría, claro está, a lo largo de los cuatro siglos que seguirían. Luego de Augusto, quien murió en el año 14 d.C., continuarían las dinastías Julio Claudia, Flavia, Antonina y la Severiana para conformar lo que se conocería como el Alto Imperio Romano. A este período continuaría una severa crisis política y económica en el siglo III que culminaría con el establecimiento del Bajo Imperio Romano con emperadores que mostrarían claros signos de debilitamiento y que serían los responsables finales de la caída del Imperio bajo el ahogo generado por los bárbaros.

La importancia del Imperio Romano no se puede sólo reconocer a nivel político o militar, si no que se deben incluir especialmente los aspectos económicos y culturales ya que estos contribuyeron en gran modo a la supremacía romana a lo largo de tanto tiempo. En este sentido, la conquista de la casi totalidad de los territorios circundantes al Mar Mediterráneo, así como también la mayor parte de Europa occidental, Turquía y Medio Oriente, le permitirían a Roma establecer un sólido y aceitado sistema de comercio que lo ubicaría como la potencia económica indiscutida del momento. Al mismo tiempo, su actitud de tolerancia y asimilación a las culturas diferentes, pero también de imposición de los valores romanos serían las razones de su predominio cultural a lo largo de todo su territorio.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"