Definición ABC » Historia » Guerra de Secesión

+

Definición de Guerra de Secesión



La Guerra de Secesión es un conflicto armado que tuvo lugar en lo que hoy es Estados Unidos de América y que fue significativo para la conformación de la nación estadounidense. También conocida como la Guerra Civil, esta guerra supuso el enfrentamiento de los estados del norte con los estados del sur por no compartir objetivos similares respecto de la formación de la nación que recién comenzaba a nacer luego de la Independencia de 1776. La Guerra de Secesión obtiene su nombre justamente del hecho de que los estados del sur buscaban separarse del resto al no aceptar los estados del norte el uso de la esclavitud en los sistemas productivos de la época. Las fechas en las que nos ubicamos para esta guerra van desde abril de 1861 a abril de 1865.

Se podría decir que el conflicto que estallaría formando la Guerra de Secesión proviene de la época en la que los estados del norte de América lograron su independencia de la Corona Británica. Al establecerse la independencia en 1776, los estados debieron buscar los modos para conformar una nueva nación y los conflictos por el tipo de nación que interesaba a cada parte empezaron a hacerse más y más fuertes. La disputa principal enfrentaba a los estados del norte o abolicionistas con los estados del sur, estos últimos aprobaban el uso de esclavos en sus plantaciones mientras que los del norte consideraban que una nación progresista y moderna no podía aprobar tal sistema de abuso. Así, las disputas no eran sólo sociales si no también económicas y culturales ya que afectaban a la producción y al sistema de vida de cada uno de los estados. La llegada de Abraham Lincoln en 1860 al poder hizo que el disgusto de los conservadores del sur aumentara ante la aparición de un líder liberal.

El primer estado en secesionar o separarse del resto fue el de Carolina del Sur, seguido luego por otros como Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana y Texas. Formaron la Confederación que se opondría a los estados leales a la Unión: California, Indiana, Illinois, Kansas, Kentucky, Massachusetts, Missouri, New York, Ohio, Wisconsin y muchos otros. La guerra duró varios años en los cuales ambas facciones se enfrentaron, llegando a necesitar la participación y asistencia de potencias extranjeras. Finalmente, la guerra terminó siendo un triunfo para los estados del norte que, además de ser más numerosos, contaban con recursos económicos más avanzados siendo en gran parte la región más industrializada del país.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"