Definición ABC » Historia » Faraón

+

Definición de Faraón

Rey de Egipto y máxima autoridad política y religiosa

faraon El título o la denominación de faraón era sin dudas la más importante que alguien podía ostentar en la civilización del Antiguo Egipto porque de esa manera se denomina a los soberanos, reyes, de esos lares. El faraón era el gobernante supremo de las tierras egipcias y no sólo poseía el poder político sino que también contaba con el poder religioso al considerarse que era descendiente de los mismos dioses. El faraón se ubicaba en la cima de la pirámide social egipcia y tenía todos los privilegios como también todo el poder de decisión sobre la población de la región.
Podríamos equiparar este cargo con el que ostentaron los monarcas europeos durante la época de supremacía del Absolutismo Monárquico.

Cargo que se heredaba o que se detentaba por el linaje

El acceso al poder por parte del faraón tenía que ver con la herencia y el linaje, algo similar a lo que sucedía con los reyes del Absolutismo. Al creerse que los faraones pertenecían a castas reinantes descendientes del mismo dios Horus o Ra (dependiendo del momento histórico de la civilización egipcia). Como tal, el faraón tenía a su cargo todas las atribuciones políticas, religiosas y económicas. Por debajo del faraón se ubicaba la familia real, compuesta por su esposa o Gran Esposa Real e hijos. Luego, seguían los nobles y funcionarios que lo acompañaban en sus tareas. Los esclavos se ubicaban al final de la pirámide social y eran sin duda alguna el grupo social más numeroso, siempre al servicio del faraón.

Atributos característicos del faraón

Los historiadores han señalado numerosos elementos característicos del faraón, aquellos que le daban poder por sobre los demás y que lo ubicaban más cerca de los dioses. Entre estos símbolos debemos mencionar el Nemes o tela que se colocaba sobre su cabeza, generalmente a rayas, el flagelo y el cayado en sus brazos, la barba postiza, el Uraeus o cobra que se ubicaba sobre la cabeza, collares, vestimentas de gran riqueza y delicadeza, joyas de todo tipo que representaban por lo general a los animales característicos de la región.

Las Pirámides, sus lugares de descanso y de culto

Uno de los elementos de la civilización egipcia más íntimamente relacionados con el faraón han sido las famosas pirámides. Ellas eran construidas a pedido del faraón con el objetivo de volverse su cámara de reposo y su conexión eterna con los dioses. Para conservar el cuerpo del faraón una vez fallecido, y permitirle así pasar a la otra vida, se lo momificaba y se lo enterraba junto a todas sus pertenencias y riquezas. Se creía que de esta manera, el faraón podría enfrentar el juicio final y ser recibido por los dioses en el más allá.

Origen del cargo y duración en el tiempo

Debemos decir a propósito de este cargo tan relevante, que se inició aproximadamente en el año 3.000 A.C. con el Primer Faraón Narmer y precursor de la Dinastía I, y según algunos historiadores había gobernado como tal durante 62 años.

La duración del puesto de faraón era de por vida, es decir, quien asumía como tal lo era hasta su muerte o hasta el momento de su abdicación por algún motivo.

La función de faraón llegaría a su fin en el año 30 A.C. de la mano de Cleopatra VII y como vemos no solamente fue un cargo que duró muchísimo tiempo sino que también fue disputado por mujeres.

Faraones notables: Cleopatra VII

La historia egipcia está plagada de importantes faraones que dejaron una marca en ese tiempo, Tutmosis, Amenotep, Akenatón, Tutankamón, Ramsés, la reina Hatshepsut, pero sin lugar a dudas, la recién mencionada Cleopatra, la última de todos los gobernantes del Antiguo Egipto, ha sido la que más huella dejó en la historia del cargo como consecuencia de su avasallante personalidad y asimismo de su belleza.

Tampoco podemos soslayar en ese encanto que supo despertar Cleopatra sus vinculaciones amorosas con dos personajes de la historia romana, los militares Julio César y Marco Antonio con quienes se supo involucrar sentimentalmente y muchos sostienen manejó a su antojo, hecho que además le permitió ser soberana de tierras del imperio romano.

La muerte de Cleopatra no solamente quedó en la historia porque marcó el final de los faraones sino por las circunstancias de su deceso. Cleopatra se suicidó ante la inminencia de ser capturada por su archienemigo Octavio de Roma. Una cobra egipcia, que les pidió a sus empleadas, fue la manera que Cleopatra empleó a la hora de ponerle punto final a su existencia.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Faraón