Definición ABC » Historia » Arte Gótico

+

Definición de Arte Gótico

El Arte Gótico es un tipo de estilo artístico que vio la luz en Europa Occidental durante los últimos años de la Edad Media, aproximadamente desde el siglo XII hasta la llegada del Renacimiento en el siglo XV. El puntapié se da en el norte de Francia y de ahí se expandirá por todo occidente. Entonces, al ser contemporáneo tanto a la plenitud como a la crisis de la Edad Media, ambas situaciones se verán reflejadas en su producción.

Estilo artístico que se extiende desde el final de la época medieval hasta el Renacimiento, habiendo nacido en Galia, ex Francia, entre los artistas y pobladores de allí, los Godos

La denominación resultó de la invención del artista e historiador italiano del Renacimiento Giorgio Vasari, quien decidió apuntarle este nombre que lo popularizaría como consecuencia de su origen y creadores, los artistas godos, tal como se llamó al pueblo medieval y bárbaro que supo ocupar la ex Galia actual Francia.

Si bien en sus comienzos debió sufrir los embates de una consideración peyorativa, más tarde, el movimiento artístico romántico se ocuparía de revalorizarlo.

Cabe destacar que dependiendo del país que se trate y de las regiones, se desarrollará en diferentes momentos cronológicos, es decir, no se produce en todas las naciones simultáneamente.
Por tanto, es que en todo su acontecer existen profundas diferencias, bien puro en Francia, aunque siendo diferente el de París respecto del de Provenza, más cerca de la tradición clásica en el caso de Italia y en Flandes, Inglaterra, Alemania, Castilla y Aragón con singularidades locales.

La coyuntura política fue determinante en la definición de las características del estilo

Como ha sucedido con todos los movimientos artísticos de cada tiempo, el gótico no quedó al margen del contexto y la coyuntura político social que se vivían en aquel tiempo, por eso no se puede soslayar que se da en el marco de la pérdida de poder del Feudalismo y el nacimiento de una nueva concepción de vida en las ciudades, más urbana, y en donde la expresión artística se caracteriza por ser más libre y humana.

Tampoco podemos soslayar el nacimiento de una nueva clase social o estamento, la burguesía, con quien quiso congraciarse este movimiento y entonces es que supo canalizar sus demandas.
Las abundantes formas son un rasgo esencial de este.

Elevadas construcciones, introducción del arco ojival, más abiertas e iluminadas

La gran novedad que proporciona el arte gótico, respecto de su antecesor, el románico, es la construcción de elevadas catedrales provistas de mucha luz.
En arquitectura lo destacado es la introducción del arco apuntado, al que comúnmente se lo denomina ojival, del cual sucede la bóveda de crucería, facilitando el desplazamiento de los empujes a contrafuertes externos, siendo justamente esto lo que permitió la construcción de edificios más elevados y amplios.

El Románico, en lo que hacía arquitectura se caracterizaba por estructuras macizas y cerradas que se vinieron a enfrentar con las edificación más ligeras, abiertas e iluminadas del gótico.
El peso dejó de estar en las paredes y pasó a las columnas, las bóvedas de arista y otros elementos que servían de sustento para las construcciones.

El cambio fue progresivo obviamente pero cada edificio empezaba a contar con ventanales y además eran más altos.
En esa evolución lenta de un estilo al otro es que muchos los consideran en el mismo tiempo, sin embargo esto no fue así, hubo una convivencia hasta que el románico le dio paso definitivo al gótico.

Derivado de la concepción filosófico-teológica de la época es que se incorporó la luz en las construcciones; una luz no concentrada sino más bien difusa y coloreada gracias a los juegos que proponían los rosetones y las vidrieras. La luz sería lo que permitiría acercarse a la forma más pura.

Entre los ejemplos más salientes se cuentan la Abadía de Saint Denis y la Catedral de Notre Dame de París. Construcciones que si bien no ostentan tantísima altura ni ornamentación pero ya se muestran estéticamente diferentes en cuanto a la luz que disponen.

En la escultura se mantienen las tallas en piedra del movimiento anterior, aunque se le imprimen un estilo más natural sobre el alargado y rígido predominante.

Y en cuanto a pintura, si bien no hay una ruptura concreta respecto de su antecesor, de a poco se fueron sumando características más sombrías, oscuras y emotivas.

 
 
 
Temas en Arte Gótico
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48661 fans
  • Twitter
    2257
  • Google
    349
  •