Definición ABC » Geografía » Sismo

+

Definición de Sismo

El concepto de sismo es uno de los sinónimos más comunes de la palabra terremoto.

Se trata de un fenómeno natural que consiste en un temblor de la corteza terrestre y que está provocado por los desplazamientos internos de la misma, y que es transmitido a grandes distancias en formato de ondas.

Fenómeno natural que hace que la tierra tiemble por el movimiento de sus placas y que suele producir graves daños materiales y humanos

Podemos describir al sismo como un fenómeno que se produce a partir del movimiento de las placas terrestres y que produce daños de diversa intensidad a los espacios habitados por el ser humano ya que siempre implican cierta destrucción material y peligros a la vida.

El nombre de sismo proviene de la idea de que el movimiento que lo produce es a través de ondas sísmicas. Cuando las placas tectónicas, aquellas en las que se encuentran emplazadas los continentes y que tienen un increíble poder de fuerza, se mueven, la superficie terrestre se ve alterada generando terremotos. Esto también se hace visible en espacios acuáticos, en cuyo caso se habla de maremotos o tsunamis.

Sismógrafo: observar, medir y registrar sismos

El ser humano ha logrado establecer un sistema de observación de los movimientos sísmicos que utiliza el sismógrafo. Este aparato ha dado dos tipos de escalas: la de Richter que llega hasta el nivel 7 y que mide la magnitud del sismo, y la escala de Mercalli que mide la intensidad del temblor. Estas escalas permiten saber que los movimientos tectónicos o sismos se producen de manera permanente en la superficie pero la mayoría de ellos son imperceptibles. Los sismos abruptos y violentos son los que causan mayores daños ya que no sólo provocan grietas en la tierra, si no que pueden generar derrumbes de tierra y otros fenómenos naturales serios.

Los sismógrafos funcionan a partir de sensores que permiten percibir los movimientos que se producen en la tierra. A estos sensores se los conoce como sismómetro y se encuentran conectados directamente a un sistema de registro que va informando acerca de las diversas oscilaciones o temblores, en caso que las haya.

Esos temblores pueden ser más o menos leves, pero el sismógrafo los registra con sus oscilaciones. Un punzón es el encargado de anotar sobre un papel las mencionadas variaciones.

Es fácil de leerlos ya que si no existen movimientos ese punzón describirá una línea recta, en tanto, si hay vibraciones las líneas que va describiendo el mencionado punzón van realizando trazos de manera irregular, hacia abajo y hacia arriba.

Tipos de sismógrafos

Podemos encontrar tres tipos de sismógrafos: mecánicos (funcionan por el principio de movimiento pendular y son bastante básicos), electromagnéticos (cuentan con un imán y si se produce un movimiento inmediatamente lo detectan generando una corriente eléctrica proporcional a ese movimiento detectado), de banda ancha (disponen potentes sensores para detectar la velocidad de los movimientos internos de la corteza terrestre).

Ahora bien, debemos decir que los sismógrafos son muy útiles a la hora de medir y evaluar los sismos pero no así para brindar una anticipación de los mismos.

Fenómenos sumamente destructivos con diversos orígenes

Evidentemente, el más perjudicado por los diferentes tipos de sismos ha sido siempre el ser humano. Esto tiene que ver con la idea de que la sociedad humana puede perder todo en un instante: desde aldeas hasta grandes ciudades se han visto destruidas por diferentes sismos que tiran abajo con casi cualquier construcción creada por el ser humano.

Los sismos pueden variar en términos de origen o causa. Mientras algunos son causados por movimientos de izquierda a derecha de las placas, otros pueden ser causados por altos y bajos en las superficies afectadas, en cuyo caso la destrucción puede ser visiblemente superior. Las zonas del planeta con mayor facilidad a sufrir sismos son aquellas en las que se unen dos o más placas tectónicas: todo el oeste del continente americano, el sudeste asiático, Japón y el Caribe.

Si bien como ya señalamos a veces es ciertamente imposible ir en contra de la virulencia natural que ostentan estos fenómenos y evitar los grandísimos destrozos materiales y víctimas humanas que son capaces de producir, es un hecho también que el hombre ha avanzado muchísimo no solamente en el desarrollo de aparatos que permiten anticiparlos sino también lo ha hecho en la generación de construcciones anti sísmicas, que son capaces de resistir enormemente los embates de estos temblores violentos.

Justamente en aquellos lugares del mundo en donde hay una gran propensión a su desarrollo, la infraestructura tiene en cuenta esta situación y entonces las construcciones están preparadas para contenerlos y reducir su impacto.

Asimismo, los ciudadanos están entrenados para saber cómo actuar en esos casos.
Este entrenamiento es muy importante porque ayudar a reducir los miedos y temores de las personas, aleccionándolos en cómo actuar para salvar sus vidas.

 
 
 
Temas en Sismo
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45137 fans
  • Twitter
    2228
  • Google
    311
  •