Definición ABC » Geografía » Huracán

+

Definición de Huracán



Un huracán es un movimiento de masa de aire a gran velocidad que se origina en regiones tropicales. Básicamente es un conjunto de tormentas que giran en torno a un centro de baja presión causando vientos y lluvia. En el hemisferio norte, este giro es contrario al giro de las agujas del reloj, mientras que en el hemisferio sur el giro es igual al de las agujas del reloj. Estos fenómenos pueden extender su duración por hasta dos semanas y tienen vientos que superan los cien kilómetros por hora.

Las zonas propensas a los huracanes son las que corresponden a Bahía de Bengala, Filipinas, China, y la denominada Cuenca del Atlántico. Esta última suele ser la más reconocida por su repercusión mediática, comprendiendo al Océano Atlántico, al Golfo de México y al Mar Caribe. Allí, la temporada afectada por huracanes se extiende de Junio a Noviembre. Precisamente por estas zonas donde se ocurren con mayor frecuencia, también se los conoce como “ciclones tropicales”. En realidad, este nombre de huracán está ligado a la denominación que recibía el dios maya de los vientos y las tormentas, llamado así: huracán.

El huracán comienza a formarse a partir de la humedad producida por la evaporación y el calor del agua, cuando una masa de aire comienza a ascender en forma de espiral.

El ojo del huracán se mantiene cálido provocando la condensación del agua; a sus costados giran bandas de tormentas. Pasado un tiempo, los huracanes comienzan a disiparse paulatinamente.

Esto puede deberse a distintas circunstancias. Una de ellas puede ser el hecho de internarse en tierra y perder contacto con el agua cálida que le proporciona sustento; otra puede ser el permanecer por mucho tiempo en el océano, quitando el calor del agua que le permite continuarse; también es posible que sea deglutido por otra zona de bajas presiones; o entrar en aguas frías es otra posibilidad. Desde los años ’60, gobiernos como el de Estados Unidos, mediante sus organismos de ciencia y tecnología, han intentado métodos de disipación artificial, donde las estrategias son inducir algunas de estas causas de finalización de un fenómeno de huracán.

Los huracanes, como la mayoría de los demás fenómenos naturales, puede ser medido en relación a su intensidad, y a la magnitud con la cual se manifieste. Para esto se utiliza una escala llamada de Saffir-Simpson. Según esta escala, que va desde el punto 1 al 5, los correspondientes a la densidad más baja tendrán puntos entre el 1 y el 2, mientras que 4 y 5 serán los de intensidad elevada.

A los fenómenos de huracanes suele denominárselos mediante un nombre en particular. Por ejemplo, el huracán Katrina, ocurrido en 2005, ocasionó más de 2 mil muertes en Nueva Orleans, Estados Unidos. Está considerado el mayor desastre natural en ese país, y a la vez, el que más costos económicos le provocó al Estado, en concepto de reparaciones en la ciudad (75 millones de dólares).
En la actualidad, gracias a los medios que brindan los desarrollos tecnológicos, es posible para los científicos hacer predicciones de cómo será el recorrido de un huracán, aunque todavía existen muchas incógnitas en lo que a este tema respecta. Ciertamente, con los últimos estragos causados en Estados Unidos, los estudios tendientes a prever su formación y evolución tenderán a afianzarse.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Huracán