Definición ABC » General » Sexualidad

+

Definición de Sexualidad



Sexualidad

Qué es la sexualidad

Los individuos llegamos a este mundo con una serie de características físicas que determinarán nuestro género, masculino o femenino, sin embargo, las mismas nos indicarán solamente ello, el sexo al cual pertenece tal o cual persona.
Se presume, porque así ha sido desde tiempos inmemoriales, que el hombre se inclinará por un afecto romántico y sexual por las mujeres y estas por los hombres, pero claro, todos sabemos que en materia sexual uno más uno no es dos como en las matemáticas y que ya no se puede hablar que sea la biología, el instinto los que determinen la sexualidad de alguien ni mucho menos.
Está demostrado que el comportamiento sexual de una persona puede estar determinado por otras cuestiones que nada tienen que ver con lo que biológicamente se considera como natural, por ejemplo con el placer, por citar una de las más reconocidas.

Entonces, se designa con el término de sexualidad al conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y piscológico-afectivas que caracterizarán a cada sexo. Y por otro lado la sexualidad también es el conjunto de comportamientos, prácticas que se relacionan con la búsqueda del placer sexual y llegado el caso con la reproducción y que sin dudas marcarán al ser humano de manera determinante en todas y cada una de las fases de su desarrollo.

Características de la sexualidad

La sexualidad, además, está compuesta de cuatro características: erotismo, vinculación afectiva, reproductividad, sexo genético, que interactuarán entre sí y muy especialmente con los niveles biológico, psicológico y social.

El erotismo es la capacidad de sentir placer a través de lo que se llama respuesta sexual, a través de la excitación, del orgasmo.
Por su lado, la vinculación afectiva refiere a la capacidad de desarrollar y establecer relaciones interpersonales significativas. La reproductividad, además de la capacidad de tener hijos, implica la crianza de estos y los sentimientos de paternidad y maternidad. Y el sexo genético comprende el grado en el cual se vivencia la pertenencia a una de las categorías dimórficas (masculino/femenino) y será de suma importancia a la hora de determinar la identidad sexual.

Consideraciones sobre la sexualidad en la historia y en el presente

Durante muchísimo tiempo, incluso en la actualidad muchos siguen sosteniéndolo, se consideró que la sexualidad, tanto en los hombres como en los animales es de tipo instintivo y fue justamente en este tipo de pensamiento que se basaron las teorías para fijar las formas no naturales de la sexualidad, entre las que se cuentan aquellas prácticas que no se encuentran dirigidas a la procreación.

En este punto justamente es que encontraremos el castigo y la persecución que históricamente han sufrido aquellos individuos que presentaban inclinaciones, preferencias sexuales que no estaban en orden con ello. Obviamente, las prácticas sexuales entre hombres, o en su defecto entre mujeres, no tienen un resultado reproductivo positivo y a raíz de ello es que los más ortodoxos en la defensa de este pensamiento las consideraron desviadas y las han castigaron socialmente generando un consecuente repudio que se mantiene presente aún hoy en muchos sectores, por ejemplo entre los católicos acérrimos.

Vale destacarse que esta visión hoy en día ha quedado un tanto obsoleta porque muchos estudios han comprobado fehacientemente que algunos de los mamíferos más desarrollados como ser los delfines y algunos pingüinos presentan un comportamiento sexual diferenciado que incluso incluye la homosexualidad, tan castigada en humanos y también la masturbación y la violación, increíblemente. Por esta razón es que la psicología sostiene que la sexualidad debe o puede ser aprendida como tantas otras cuestiones.

Formas que puede asumir la sexualidad

Aún con los castigos y discriminaciones del caso, desde tiempos remotos han existido en nuestra cultura diferentes inclinaciones sexuales, que con el tiempo, se volvieron más comunes y aceptadas a pesar de las consideraciones contrarias que desde siempre sufrieron.

La heterosexualidad está considerada por muchos como la inclinación natural ya que implica la atracción sexual por el sexo opuesto, hombre por mujer y mujer por hombre.
Por el contrario la homosexualidad consiste en la atracción y práctica sexual entre personas del mismo sexo.
Y finalmente hay una tercera alternativa que es la bisexualidad y que se caracteriza por el interés sexual por ambos sexos, es decir, un hombre se interesa tanto por mujeres como por hombres y viceversa.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Sexualidad