Definición ABC » General » Riesgo

+

Definición de Riesgo



El riesgo es la amenaza concreta de daño que yace sobre nosotros en cada momento y segundos de nuestras vidas, pero que puede materializarse en algún momento o no, por ejemplo, cuando salimos a la calle estamos expuestos a una innumerable cantidad de circunstancias riesgosas, como ser una maceta o un balcón que se desplome sobre nuestra humanidad, un asalto, etc. Cualquier situación o cosa plausible de provocarnos algún tipo de daño es un riesgo.

Esto en cuanto a los riesgos más cotidianos que tienen que ver fundamentalmente con el daño físico a los que estamos propensos los seres humanos, en tanto, existen otros tipos de riesgos. Por un lado está el riesgo geológico, en este se incluyen los sismos, terremotos, avalancha, tsunamis y cualquier otro desastre natural que abundan y mucho en los últimos años como consecuencia de la cada vez más precaria condición del planeta tierra. Con el avance de la tecnología, y los instrumentos de la meteorología, muchos de estos riesgos pueden ser hoy, si no evitados, al menos sí minimizados. Tal es el caso ante terremotos o huracanes, donde si bien el daño material en viviendas y demás es casi inevitable, sí puede lograrse el resguardo de la vida humana, mediante procesos de evacuación de habitantes de los lugares que se afectarían.
Y otro de los tipos de riesgos, muy en boga y escuchado en estos últimos tiempos tras la debacle financiera de los Estados Unidos provocada por el desplome del mercado inmobiliario primero, seguido por el bursátil y que incluso provocó un efecto dominó en el resto del mundo, es el riesgo financiero. En este se cuentan el riesgo de crédito, de liquidez y de mercado. Por ejemplo y siguiendo de ejemplo a los Estados Unidos, nos cansamos de escuchar de parte de las voces que presuntamente más saben de este tipo de escenarios es que se llegó a este grado de desestabilización financiera por los altísimos riesgos que decidieron correr muchos poderosos junto a los grandes dueños de la economía.

En este sentido, uno de los términos más utilizados que se relaciona con lo financiero y económico es el famoso “riesgo país”. El riesgo país es el indicador que sirve a inversionistas bursátiles (de títulos que cotizan en la Bolsa) sobre qué tan confiable es el país para realizar inversiones de este tipo. Por ejemplo, si yo poseo una determinada suma de dinero, y en vez de comprar propiedades o moneda extranjera, decido comprar bonos o títulos de deuda de un país, informándome sobre los porcentajes de riesgo país, puedo determinar qué país tiene más confiabilidad, es decir, con qué país tengo más chances de recuperar el dinero de mi inversión en el tiempo pactado. Un caso conocido son los bonos de deuda emitidos por Argentina durante la crisis del año 2001: los BODEN.

Las crisis sociales, las situaciones de conflicto internacional, las guerras o los altos índices de default son factores que aumentan indudablemente el riesgo país, mientras que los índices de crecimiento económico, industrial y la suba del producto bruto interno (PBI) favorecen notablemente a la situación del país frente a los inversionistas.

Y por último, los riesgos, se pueden clasificar en: riesgos físicos, entre los que encontramos el ruido, temperaturas extremas, vibraciones, iluminación, presiones, radiación infrarroja y violeta. De este tipo, los riesgos más comunes que podemos nombrar, son por ejemplo el riesgo de la exposición constante y prolongada bajo el sol, realizar actividades con soldadores sin utilizar máscara protectora, o el malestar corporal experimentado cuando se visita un lugar a muchos metros por sobre el nivel del mar, y al cual no estamos acostumbrados.

Luego están los químicos como polvos, vapores, disolventes y líquidos. En general, ante todo tipo de compuestos químicos siempre tenemos información o recomendaciones, sugerencias y advertencias que nos explican sobre su correcto uso y sobre las consecuencias, o precisamente riesgos que nos afectarían si los manipulaos de manera incorrecta. Los biológicos, alergia, muermo, tétanos entre otros y los ocupacionales, más corrientes en la vida laboral, que pueden ser ergonómicos (los trabajos de los obreros que muchas veces deben colgarse en andamios o edificios) y el más famoso de todos y que sin lugar a dudas todos los que están leyendo esta definición alguna vez habrán padecido: el estrés o como me gusta llamarlo el principal mal del siglo XXI.

En relación a estos últimos, durante la última década en muchos países se reconoció la necesidad de que todos los trabajadores, aún aquellos que no se encuentran declarados legalmente, gocen de una protección ante accidentes durante el tiempo y en el espacio de trabajo. De allí, surgieron los planes de ART (Aseguradores Riesgos del Trabajo) que facilitan al trabajador contar con cobertura médica ante diferentes accidentes laborales que pueda sufrir.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Riesgo