Definición ABC » General » Reestructuración

+

Definición de Reestructuración

El concepto de reestructuración es un concepto bastante abstracto que hace referencia al reordenamiento, la reorganización o modificación de determinado tipo de estructuras en ámbitos y espacios específicos.

Modificación o reorganización de una estructura con la intención de introducir mejoras de rendimiento

Para comenzar a hablar de lo que significa la reestructuración, debemos aclarar en primer lugar lo que se entiende por estructura.

¿Qué es una estructura?

Una estructura es un sistema organizado y jerarquizado de elementos, ideas, nociones, personas, etc. En la estructura encontramos diferentes niveles de jerarquía o relevancia y, lo más importante, conexiones e interconexiones entre todas las partes que forman el todo. Si estas partes no estuvieran conectadas entre sí, en lugar de contar con una estructura tendríamos un listado de elementos, por ejemplo, una estructura sindical representa jerarquías de poder.

La reestructuración no es más que el reordenamiento o reorganización de un tipo de estructura ya existente que debía ser cambiado o alterado debido a diferentes circunstancias.

Una reestructuración tiene como objetivo generar esa alteración para observar, por ejemplo, nuevos o diferentes resultados a los que se venían observando hasta el momento. La reestructuración es en la mayoría de los casos algo que se da de manera voluntaria y planeada en consecuencia a la observación de los resultados finales. Sin embargo, en muchas oportunidades la reestructuración puede aparecer como la única respuesta posible a vicisitudes o factores externos que influyen sobre el sistema.

Principales aplicaciones

Al ser el concepto de reestructuración un concepto abstracto, el mismo puede tener muchos significados y aplicaciones diversas. Así, por ejemplo, una reestructuración puede darse dentro de una jerarquía institucional como puede ser la policía: la reestructuración significa cambiar las jerarquías, los puestos y los lugares de los miembros que componen esa institución a fin de obtener diferentes resultados. Cuando hablamos de reestructuraciones forzadas, podemos poner como ejemplo el cambio de cúpula de un tipo de institución pública ante eventos que lo requieren, como por ejemplo una tragedia evitable o un hecho de corrupción.

Lo mismo que hablábamos de la policía puede aplicarse en una empresa, modificándose por ejemplo algunos puestos de trabajo, eliminando algunas áreas que no funcionan, haciendo enroques con el personal, entre tantísimas opciones.

En la política, es en otro de los contextos en los que la reestructuración puede ser muy necesaria en algún momento y la oportunidad de por ejemplo darle nuevos aires a una gestión gubernamental.

Conocido es que cuando un gobierno presenta problemas en su gestión, ya sea por la implementación de políticas ineficaces, o porque alguno de sus integrantes se ha visto envuelto en polémicas o escándalos, se viene la reestructuración.
El Primer Ministro, el Presidente, por ejemplo, suelen ejecutar la reestructuración de su gabinete cuando la opinión pública lo demanda a través de la separación de ministros conflictivos, por otros dirigentes o profesionales que prometen mejorar el panorama del sector en crisis porque disponen de idoneidad y porque además no se encuentran relacionados al conflicto.

Esto le suele dar aire al gobierno y le permite destensar el clima.

Ahora bien, debemos decir que normalmente las reestructuraciones se llevan a cabo con la misión de modificar algo porque no funciona de la manera en la cual se lo esperaba que lo haga o porque se buscan otros resultados.

O sea, difícilmente se plantee una restructuración en alguna estructura o sistema que funciona a las mil maravillas.
Como dice un refrán popular, cuando algo funciona bien, porque habríamos de cambiarlo y arriesgarnos a que se pierda el éxito.

Casi siempre se propone esta acción cuando a algo no le va bien.

Si bien normalmente son los líderes o jefes los que proponen las reestructuraciones, porque justamente son las autoridades máximas y responsables de las estructuras en cuestión, también puede suceder que ni estos mismos encuentren la vuelta al cambio exitoso y entonces es también común que se convoque a un profesional externo para que ejecute la reestructuración.
Siempre en base a un estudio previo que realizará acerca de la estructura y del cual resultará un informe completo en el cual se identifiquen aquellas cuestiones que demandan sí o sí el cambio para obtener los beneficios o los éxitos.

 
 
 
Temas en Reestructuración
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48660 fans
  • Twitter
    2257
  • Google
    349
  •