Definición ABC » General » Postergar

+

Definición de Postergar

El término postergar es aquel que se utiliza para hacer referencia al acto mediante el cual una persona pospone una actividad o decisión por falta de seguridad, por falta de interés o por no saber cómo resolverla, entre las razones más corrientes que desencadenan tal situación.

Posponer la realización de una tarea o actividad porque no reviste importancia, porque cuesta resolverla o porque genera problemas, entre otras causas

El acto de postergar es un acto típico de nuestra sociedad actual en la cual las personas se ven estresadas por todas las obligaciones con las que deben cumplir y por lo tanto, ya sea por cansancio, por desgano o por olvido, se postergan otras acciones en vez de resolverse en el momento.

Por otra parte, y sumado al estrés y las obligaciones cotidianas que a veces no nos dejan un minuto en nuestro día para hacer algo, no podemos soslayar el tema del dinero, la falta o escasez, para ser más precisos, y que muchas veces genera que se posterguen algunos planes o deseos porque no se cuenta con el dinero para poder llevarlos a cabo.

Por ejemplo, arreglar algo de la casa que se ha roto, irse de vacaciones, comprarse un auto, entre otros.

También es importante decir, que el acto de postergar puede tener que ver mucho con la personalidad del individuo.

En este sentido, mientras hay personas muy comprometidas, serias y dispuestas a terminar todas sus responsabilidades en tiempo y forma, también hay personas que no encuentran placer o desafío alguno en cumplir con sus obligaciones del modo en que se supone que lo hagan y por eso caen en una permanente postergación.

Esta postergación puede ir desde acciones o decisiones simples como limpiar la casa hasta decisiones más grandes e importantes como por ejemplo postergar una carrera.

El compromiso de terminar las cosas que se empiezan versus la complicación de no hacerlo

El problema de postergar algo, cuando esto se hace de manera permanente, es que la persona que actúa así tiende a perder la noción de responsabilidad, de compromiso, de deber.

Estas nociones son muy importantes para convivir en sociedad ya sea que hablemos del trabajo (ámbito en el cual la postergación continua puede generar muchos conflictos) o que hablemos de las relaciones de las personas, por ejemplo con las amistades, la pareja o la familia (por ejemplo cuando la persona posterga resolver situaciones que deben ser resueltas y que el otro espera que sean tomadas en cuenta).

Tal como se dijo al principio, el creciente estrés de la vida actual genera justamente un resultado opuesto al hacer que muchas personas se sientan frustradas, incapaces o desinteresadas por muchas actividades, por lo cual la persona puede dejarse estar o perder tiempo con cosas que no son importantes en lugar de resolver aquellas que sí deben ser resueltas.

Esto es muy común en ámbitos laborales, estudiantiles y de relaciones ya que el acto de postergación puede darse de manera permanente y en todos los aspectos de la vida de la persona.

Ahora bien, también es importante que señalemos que más allá de cualquier contingencia, los seres humanos tenemos una tendencia a postergar y dejar de lado a aquellas actividades u obligaciones que nos resultan incómodas, aburridas o que no nos reportan ningún tipo de beneficio, sino muy por el contrario nos complican en algún sentido.

Pero si esta tendencia se vuelve un hábito en la vida se convierte en un serio problema que puede estar conectado a un trastorno de la personalidad que desconocemos y que debería ser tratado en psicoterapia.

También en esta acción de postergación hay mucho de auto engañarnos a nosotros mismos, porque solemos decirnos, esto hoy lo dejo, mañana voy y lo resuelvo, y lo que deviene, si es que disponemos de esta tendencia es que eso no se haga al otro día y se vaya dejando de lado y jamás se lo resuelve.

Como dijimos ya, si se trata de cuestiones que no resultan importantes, vaya y pase, pero el problema es cuando esta conducta se desarrolla en acciones que sí o sí demandan una resolución, como por ejemplo asistir a un tratamiento para curarnos de una enfermedad, por citar un caso ejemplo extremo.

Muchas veces las motivaciones de esta conducta de postergar y postergar de forma recurrente esconden un cuadro de depresión severa, ansiedad, angustia, problemáticas que debemos decir solamente su identificación, una terapia con un psicólogo son capaces de solucionar y de ayudaros a superarlas.

 
 
 
Temas en Postergar
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48624 fans
  • Twitter
    2276
  • Google
    381
  •