Definición ABC » General » Policía

+

Definición de Policía

La policía es una fuerza que depende del Estado y cuya principal misión será la de mantener el orden público y garantizar la seguridad de los ciudadanos de acuerdo a las órdenes que se emanen desde el ámbito gubernamental, es decir, la policía depende siempre del gobierno de turno.
“La policía se encargó de la seguridad del evento”.

Fuerza de seguridad que tiene la misión de proteger a los ciudadanos y velar por el orden público

Tal como queda indicado en las definiciones que del mismo se dan, el Estado es quien tiene a su cargo el uso de la fuerza, el castigo y la aprehensión cuando alguien se desvía de las normas establecidas. Esto implica que los ciudadanos por más importancia o fuerza que ostenten no pueden hacer uso de la fuerza, a menos que claro, una situación límite en la cual está en riesgo su vida se lo permita, de lo contrario será la policía quien deberá desplegar la función de custodia y aprehensión y por tanto, el ciudadano deberá recurrir a esta cuando necesite defensa o ayuda ante la inminencia de un peligro o bien tras haber sufrido algún ilícito.

Disuadir, reprimir e investigar delitos y asistir en catástrofes

En casi todas las legislaciones del mundo vigentes se faculta a la policía para disuadir, reprimir e investigar delitos que se cometan contra una persona o contra la propiedad privada. Cuando así lo considere la policía podrá reprender y aprehender a un individuo que considere sospechoso de la comisión de algún ilícito para luego remitirlo a la autoridad judicial pertinente.

Por otra parte, la policía además de actuar una vez que el delito está en marcha o fue consumado, es común que actúe para prevenirlo, es decir, con la presencia de agentes en las calles para disuadir a los delincuentes que se propongan delinquir.

Otra actividad que despliega la policía es en aquellos casos de catástrofes, asistiendo en la búsqueda y rescate de personas.

La principal función del policía será la de hacer cumplir la ley, a veces necesitará usar la fuerza para lograrlo y otras veces no, como ser cuando emite una multa de tránsito a un conductor que estacionó en un lugar prohibido.

Divisiones dentro de la fuerza

Por otra parte debemos decir que dentro de los cuerpos policías existen divisiones al respecto de los ilícitos que investigan, por ejemplo, hay divisiones que se ocupan de investigar delitos asociados al tráfico de drogas, otros a delitos sexuales como ser abusos, pornografía, entre otros; también están quienes realizan pesquisas sobre homicidios; en los últimos tiempos y a raíz del avance de las nuevas tecnologías también se han creado cuerpos especializados en delitos informáticos, por citar algunos de los más corrientes.

Como ya señalamos a lo largo del artículo, la misión de la policía es ejercer un rol de mantenimiento del orden público y de evitar que se produzcan ilícitos de cualquier tipo, ahora bien, es una realidad de muchas partes del mundo, especialmente de las menos desarrolladas, en las que la policía en general no está bien paga, en las que lamentablemente policía y delito han hecho una alianza compleja y por supuesto que atenta directamente contra la misión esencial de este cuerpo.

Complicidad con los delincuentes, un problema que crece en la fuerza

Son recurrentes los casos que se publican por los diversos medios de comunicación en los que se da cuenta de la complicidad policial en la comisión de algunos delitos, muchos de ellos graves, tales como encubrimiento de asesinatos, de asaltos, de abusos sexuales y de comercialización de drogas, entre otros.

Por supuesto que cobrar un salario insuficiente no es razón de peso para volverse cómplice de un delincuente de ningún modo, sin embargo, es una realidad que existe y ha ido in crescendo en muchos lugares del mundo y que cuesta mucho de erradicar por parte de aquellos gobiernos que intentan modificar estas desviaciones, la connivencia con la delincuencia está ciertamente enquistada y en las capas más altas de la jerarquía policial.

Una solución por supuesto está en ofrecerle al policía un salario digno y suficiente para poder mantenerse, ya que no olvidemos al final de cuentas que son profesionales que arriesgan su vida por todos los ciudadanos y deben estar pagos y provistos de todas las medidas de seguridad necesarias.

Agente policial

Aunque, el término, también se emplea para designar al agente integrante de dicha fuerza o cuerpo.
“Un policía nos paró para tomarnos los datos de la camioneta”.

 
 
 
Temas en Policía
 

Redes Sociales

  • Facebook
    46870 fans
  • Twitter
    2241
  • Google
    322
  •