Definición ABC » General » Optimismo

+

Definición de Optimismo



Se denomina optimismo a la disposición positiva frente a una circunstancia o a la existencia en general, es decir, el optimismo es una tendencia que pueden tener algunos individuos y que por ella tienden a ver y a juzgar cualquier situación, acontecimiento o persona, siempre desde su aspecto más favorable..
Se asocia por lo habitual con el buen ánimo para interpretar los sucesos de la vida cotidiana. Por ejemplo, ante la pérdida del empleo, el pensamiento inmediato de un optimista será conseguiré algo mejor apenas salga a buscar; ante una enfermedad, pronto me curaré; y ante cualquier otro obstáculo, lo resolveré sin problemas.

Origen del término

El término proviene del latín optimun, que significa “lo mejor”. Se dice que entre sus primeros usos destaca el que refería a la doctrina de Gottfried Wilhelm Leibniz que indicaba que el mundo en el cual vivimos es el mejor de los mundos posibles. Así, el término aparecería por primera vez en francés a través de una reseña a Teodicea, una de los trabajos más insignes de Leibniz. Posteriormente fue utilizado por Voltaire en su obra Cándido.

Relación estrecha con la esperanza

El optimismo presenta una íntima relación con la esperanza porque al igual que esta existe en quien dispone tanto de esperanza como de optimismo, la sólida expectativa que aquello que se espera o planea saldrá en definitivas muy bien a pesar que antes haya que superar obstáculos o contratiempos. Aún más, algunos creen que el optimismo surge precisamente de la superación de ese camino sinuoso y problemático, que una vez superado hace a la persona fuerte y capaz de poder superar todo tan solo con una actitud positiva ante la vida.

Beneficios del optimismo

Quienes promueven la actitud optimista en la vida pese a lo que sea consideran que el optimismo es un indicio de buena salud mental e inteligencia emocional y asimismo el camino para alejarse de las afecciones físicas, que muchas veces se vinculan al stress, o el padecimiento de un cuadro de tristeza o insatisfacción personal. Entonces, el hecho de cultivar la positividad en la vida, de mirar siempre el lado bueno de todo, los hará disfrutar más de su existencia y estar fuertes si es que en algún momento llega un suceso desagradable al que haya que enfrentar con total vigor para superar.

En la actualidad, como consecuencia del avance del estrés en el mundo, y de la mano de ello la necesidad de la gente de superarlo a como dé lugar es que han surgido muchas organizaciones y corrientes que justamente postulan al optimismo como un pilar fundamental a la hora de enfrentar la vida y los problemas que aparecen. Estos sostienen que pensar en positivo sin dudas atraerá lo positivo a nuestras vidas. Incluso no solamente en lo que respecta a superación de problemas pensar en positivo y mostrarse optimista ayudará sino que también consideran que el optimismo es un vehículo para alcanzar el éxito.
En tanto, estas organizaciones enseñan técnicas a las personas para que puedan abrirse a una postura más optimista de la vida.

Críticas al optimismo

Una crítica habitual que se hace a la postura optimista es que suele dejar de lado los aspectos negativos de la existencia. Así, se la asocia con cierta frivolidad negadora. Si bien puede darse esta circunstancia, lo cierto es que no guarda relación necesaria con una visión optimista de la existencia. El optimista sencillamente cree que hacer hincapié en lo negativo no resuelve los problemas sino que por el contrario los agrava. En cambio, con los aspectos positivos pueden sobrellevarse a los negativos e incluso resolverlos. Esto hace de la actitud optimista mucho más que una voluntad pueril, la transforma en una verdadera muestra de racionalidad para afrontar la vida.

Pesimismo, en la vereda opuesta

La contracara del optimismo es el pesimismo, que justamente supone lo opuesto, el mirar y considerar siempre aquellos costados negativos de una cuestión. El pesimismo no piensa como posible el progreso en nada y desde el punto de vista de la psicología es uno de los síntomas más claros de la depresión.

Siempre, el pesimismo, se destaca por una disposición negativa para interpretar los eventos de la vida cotidiana, buscando continuamente las circunstancias desfavorables que justifiquen el mal humor. La posición de ambas posturas es puesta en evidencia en la referencia al vaso lleno de agua hasta la mitad: el optimista pone énfasis en la parte llena mientras que el pesimista pone énfasis en la vacía.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Optimismo