Definición ABC » General » Oficinista

+

Definición de Oficinista



OficinistaEn nuestro idioma se denomina popularmente como oficinista a aquel individuo que se desempeña laboralmente en una oficina.

Una oficina es un lugar, salón, destinado con exclusividad al trabajo, en el cual los empleados de una compañía o empresa realizan diversas actividades y funciones vinculadas todas ellas al funcionamiento satisfactorio y la maximización de beneficios de la empresa en cuestión.

Ahora bien, respecto de las funciones y acciones que le toca llevar a cabo al oficinista, mayormente, las mismas se encuentran asociadas a tareas administrativas y que implicarán en buena parte de los casos el tener un contacto directo con los clientes de la empresa. También y por esta cuestión es habitual que a los oficinistas se los llame como empleados administrativos.

Así resulta que el trabajo del oficinista tendrá que ver con la recepción y atención de los clientes y se desarrollará entonces en las oficinas comerciales que dispone la empresa. En tanto, las tareas que desempeñará un oficinista pueden ser de lo más variadas y claro, también en mucho dependerán de la orientación comercial que ostente la empresa en la que trabaja. Entre otras acciones tomará pedidos, solicitudes, atenderá reclamos de los clientes o potenciales consumidores; manejará y controlará el archivo o stock de la empresa; gestionará y administrará la caja chica; realización de trámites generales en nombre de la empresa, entre otros.

De este raconto de actividades más bien generalizado se desprende que el trabajo de un oficinista es realmente imprescindible para cualquier empresa y difícilmente ésta pueda conseguir sus objetivos propuestos sin la debida acción de los oficinistas.

Por supuesto, en cualquier compañía, desde el presidente, pasando por el gerente, siguiendo por el oficinista y hasta llegar al empleado más raso serán todos considerados como trabajadores de importancia y relevancia cuyas tareas le aportarán a la empresa una acción tendiente a cumplir satisfactoriamente los objetivos, sin embargo, hay que dejar en claro y alejar la creencia que un presidente es más importante que el oficinista porque claramente no lo es, es decir, podrá tener mayores responsabilidades por su cargo pero no por ello podrá reemplazar la importancia de un oficinista en el funcionamiento de una empresa.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"