Definición ABC » General » Movimiento

+

Definición de Movimiento



El movimiento, para la mecánica, es un fenómeno físico que implica el cambio de posición de un cuerpo que está inmerso en un conjunto o sistema y será esta modificación de posición, respecto del resto de los cuerpos, lo que sirva de referencia para notar este cambio y esto es gracias a que todo movimiento de un cuerpo deja una trayectoria. El movimiento siempre es un cambio de posición respecto del tiempo. Por consiguiente, no es posible definir al movimiento si no se lo hace en un contexto definido, tanto en términos del espacio como del marco temporal. Si bien resulta llamativo, no es lo mismo hablar de movimiento y de desplazamiento, ya que un cuerpo puede cambiar de posición sin desplazarse de su situación en el contexto general. Un ejemplo está dado por la actividad del corazón, la cual constituye un movimiento sin desplazamiento asociado.

En tanto, la física, que es la fiel estudiosa de este fenómeno, tiene dos disciplinas internas que se dedican, por separado, a ahondar en este tema del movimiento. Por un lado está la cinemática, que se ocupa de estudiar el movimiento en sí mismo; por otro lado, se describe a la dinámica, que se ocupa de las causas que motivan los movimientos.

La cinemática, entonces, estudia las leyes del movimiento de los cuerpos a través de un sistema de coordenadas. Se centra en la observación de la trayectoria del movimiento y siempre lo hace en función del tiempo. La velocidad (ritmo que cambia la posición) y la aceleración (ritmo con el que cambia la velocidad) serán las dos cantidades que permitirán descubrir cómo cambia la posición en función del tiempo. Por este motivo, la velocidad se expresa en unidades de distancia en relación con medidas de tiempo (kilómetros/hora, metros/segundo, entre las más conocidas). En cambio, la aceleración se define en unidades de velocidad en relación con esas medidas de tiempo (metros/segundo/segundo, o como se prefiere en física, metros/segundos al cuadrado). Vale destacar que la gravedad ejercida por los cuerpos es también una forma de aceleración y explica gran parte de ciertos movimientos estandarizados, como la caída libre o el tiro vertical.

El cuerpo o partícula puede observar los siguientes tipos de movimiento: rectilíneo uniforme, rectilíneo uniformemente acelerado, circular uniforme, parabólico y el armónico simple. Las variables asociadas con cada una de estas acciones dependen del marco en el cual se realiza el citado movimiento. Así, además de la distancia y el tiempo, en algunos casos se requiere la incorporación al análisis de ángulos, funciones trigonométricas, parámetros externos y otras expresiones matemáticas de mayor complejidad.

Y retomando, la dinámica se ocupa de lo que no se ocupa la cinemática, que es de los factores que causan el movimiento; con este fin, utiliza las ecuaciones para determinar qué moviliza a los cuerpos. La dinámica ha sido la ciencia madre que ha dado paso a la mecánica tradicional y que posibilita desde la construcción de una bicicleta hasta los viajes espaciales modernos.

Pero todo este vasto conocimiento en el estudio del movimiento que les expusimos arriba, sin dudas, también se le debe a los grandes estudiosos que desde el siglo XVII, aproximadamente, ya estaban haciendo ensayos y pruebas para avanzar en este tópico. Entre ellos se cuentan el físico, astrónomo y matemático Galileo Galilei, quien estudió la caída libre de los cuerpos y de las partículas en planos inclinados. Le siguieron Pierre Varignon, avanzando en la noción de aceleración y ya en el siglo XX, Albert Einstein, trajo más conocimientos al tema con la teoría de la relatividad. El gran aporte de este notable físico alemán ha sido concebir que sólo existe una variable absoluta en el universo conocido, la cual se trata, justamente, de un parámetro cinemático: la velocidad e la luz, la cual es igual en el vacío en la totalidad del cosmos. Este valor se ha estimado en alrededor de 300 mil kilómetros por segundo. Las demás variables definidas en la cinemática y la dinámica son relativas a este parámetro único, el cual se reconoce como paradigma para definir al movimiento y comprender sus leyes, las cuales no parecen diferir en la vida cotidiana y en los grandes centros de evaluación científica de nuestra civilización tecnológica.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"