Definición ABC » General » Moralidad

+

Definición de Moralidad

La moralidad es comportarse en conformidad y coherencia con los preceptos de la moral establecida y aceptada.

Comportarse de manera conforme a las máximas establecidas en una sociedad y en sintonía con la corrección y la nobleza

Normalmente se encuentra asociada a la idea de actuar de manera noble y correcta.

En tanto, por moral se conoce al conjunto de creencias, costumbres, valores y normas que asumen un individuo o un grupo social y que de alguna manera funciona como una especie de guía a la hora de la acción.
Es decir, la moral nos ayuda a saber qué acciones son correctas o buenas y cuales no lo son, siendo malas e incorrectas.

Siempre y casi todas las personas tenemos una idea o visión acerca de lo que es bueno o malo y es justamente sobre esta valoración que está fundamentada la moralidad.

No existe una valoración o consideración general acerca de la moral, sino que muy por el contrario, hay más de una forma de comprenderla y mirarla.

Pautas religiosas y humanas que sustentan la moralidad

La religión tiene su propia visión, también hay una valoración humana que sirve de referencia para evaluar las conductas de los individuos, en tanto, todas estas de alguna manera convienen en un punto para indicarnos que es lo que está bien o lo que está mal.

Y estas pautas o condiciones que se desprenden son las que crean la moralidad.

Cualquier comportamiento que desarrollamos las personas tiene un componente moral, es decir, podrá ser juzgado por los otros y por nosotros mismos al respecto de si es correcto o no, si es bueno o malo, entre otros.
Se considera concordante con la moralidad cuando el mismo sea bueno.

Hay comportamientos y acciones que a priori son consideradas inmorales y por caso son valoradas de manera negativa, tal es el caso del ejercicio de la violencia contra los demás, la falta de respeto, de solidaridad para con el prójimo, entre otras. Y por supuesto también hay conductas asociadas a lo positivo y moralmente valoradas como ser: la solidaridad, la caridad, el amor, sacrificarse por los demás.

Aunque no solo se reduce a esto la moral, sino que hay quienes prefieren entender a la misma como el conocimiento que se adquiere sobre lo más alto y noble y que el individuo entonces siempre respetará a la hora de obrar.

Lo que se considera moral o las creencias sobre la moralidad son generalizadas y codificadas por una determinada cultura o en un grupo social, según corresponda, y por tanto, será esta misma la que regulará el comportamiento de los miembros del grupo.

También, se suele asociar a la moral con los principios religiosos y éticos que una sociedad acuerda respetar siempre y que por tanto, de ser violados, serán duramente castigados por los suscriptores de los mismos.

La moral en la religión

En el caso del catolicismo, por ejemplo, los diez mandamientos propuestos por Dios a su pueblo actúan en esta religión como guía moral. El fiel, entonces, deberá respetarlos y vivir en conformidad con ellos y si no lo hace será castigado por ello.
En este aspecto la religión es muy dura, sino existe el respeto a estos preceptos, el creyente, no puede formar parte de la comunidad porque la traiciona.

Al conjunto de normas morales se lo designa como moralidad objetiva, porque existen como hechos sociales más allá que el sujeto decida acatarlas o no, en tanto, la moralidad subjetiva se encuentra compuesta por aquellos actos a través de los cuales un individuo respeta o viola la norma moral.

Si tenemos en cuenta que el accionar de los individuos siempre se encuentra orientado a la consecución de un bien, la idea de responsabilidad moral inevitablemente aparecerá, porque no hay una enfermedad mental o un desequilibrio psicológico que impida que así lo haga, por ejemplo, y que le impidan pensar en forjarse un futuro mejor, y claro, esto será plausible haciendo uso de los valores morales.

Y el otro uso recurrente de la palabra moralidad es para referir la cualidad de las acciones, que las hace buenas y moralmente aceptables.
Increíblemente, en el siglo XXI se sigue discutiendo la moralidad del erotismo.

Debemos decir que también es frecuente encontrarse con personas que disponen de una doble moral, esto quiere decir que proponen una manera de ser y actuar y en la acción realizan lo absolutamente opuesto y negativo.
Por ejemplo aquel que llama a ser solidarios con los otros y en la práctica es egoísta.

 
 
 
Temas en Moralidad
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45073 fans
  • Twitter
    2221
  • Google
    301
  •