Definición ABC » General » Lujuria

+

Definición de Lujuria

Apetito sexual desmedido o exceso en cualquier nivel

El concepto de lujuria es utilizado en nuestra lengua en dos sentidos. Por un lado designa a aquel apetito sexual desenfrenado y excesivo que manifiesta una persona y por otra parte denomina el exceso que se observa o se dispone al respecto de determinadas cosas. Ahora bien, debemos decir que el primer sentido es el más usado y en el que inmediatamente pensamos al escuchar la palabra.

Condenada por las religiones. El cristianismo la considera pecado capital

Debemos decir a propósito de la lujuria que se trata de una cuestión que es totalmente condenada y rechazada en la mayoría de las religiones, en el cristianismo, el judaísmo, por ejemplo.

lujuriaLa Lujuria, para la religión cristiana, es uno de los siete pecados capitales en el cual podemos incurrir los seres humanos y se trata del apetito desordenado y sin límites de los placeres de la carne. Mayormente se lo asocia al deseo sexual incontrolable, aunque también se utiliza para designar el exceso o demasía que alguien presenta en algunas cosas; “por ejemplo, el nuevo centro comercial le ofrece a los turistas que se acercan una lujuria de aromas, prendas y artefactos electrónicos”.

El cristianismo además sostiene que la lujuria es un claro atentado contra uno de los diez mandamientos, aquel que reza: “no cometerás actos impuros”. Inclusive la Biblia hace referencia a este comportamiento y lo condena por supuesto.

En tanto, a la persona que manifiesta esta inclinación se la conoce popularmente como lujurioso/a.

La lujuria, además es normalmente comparada con la lascivia, que es la imposibilidad que se le presenta a alguien de poder controlar su libido cuando alguna situación se la despierta; quien padece de estas cuestiones casi seguro de estar observando una película condicionada empezará a pensar sin control en el sexo, es decir, todos sus pensamientos y quienes se presenten ante él, aun no teniendo nada que ver, pueden ser objetos de ese mencionado comportamiento.

Por otra parte, así como para los católicos la lujuria es una situación condenable, también, hay otras religiones que la desprecian y la intentan combatir, el hinduismo, por ejemplo, señala a la misma como uno de los cinco males del mundo.

Volviendo al cristianismo, esta religión considera que el deseo sexual ya de por sí está teñido de lujuria, esté o no esté vinculado al campo de la obsesión. Es tan importante la condena moral que la misma recibe en este tipo de contexto que ha llegado a desembocar en la prohibición, bajo todo punto de vista, de la existencia de relaciones sexuales por afuera del matrimonio en el caso de los cristianos.

Puede desatar comportamientos sexuales reprochables como los abusos

La psicología explica que la lujuria se encuentra estrechamente vinculada a los pensamientos posesivos sobre otra persona y entonces, aquí es donde radica el problema y puede resultar peligrosa, porque cuando la misma alcanza un nivel patológico puede llegar a desatar comportamientos altamente complejos y graves y por supuesto totalmente condenables desde los planos morales, filosóficos y religiosos, como ser, abusos sexuales, violaciones, compulsión sexual, entre otros.

En la actualidad, lamentablemente, se denuncian de manera constante casos de abuso sexual, abusos que son cometidos por familiares de la persona abusada, por allegados y también por personas desconocidas que los atacan por ejemplo en plena calle.

También, la lujuria, suele ser desencadenante de otros comportamientos complicados en materia sexual como es el caso de la promiscuidad y decimos complejos porque la promiscuidad consiste en el mantenimiento de relaciones sexuales con muchas personas al mismo tiempo y normalmente sin utilizar ningún tipo de protección, situación que puede dar paso al contagio de enfermedades de transmisión sexual tal es el caso del HIV o la sífilis.

Si bien no existe una única forma de paliarla, la religión recomienda como principal solución para la misma el acercamiento a Dios, expresarle nuestro amor incondicional y reconocer al resto de los seres como objetos de la creación divina puede ser el camino.
El amar al prójimo sin lugar a dudas ayudará a descartar de a poco una compulsión hacia la lujuria.

La contracara: la castidad

La contracara de la lujuria es la castidad que implica la renuncia que hace una persona a cualquier experimentación de placer sexual o a cualquier manifestación que contradiga directamente los valores morales y religiosos que profesa su religión.

 
 
 
Temas en Lujuria
 

Redes Sociales

  • Facebook
    45046 fans
  • Twitter
    2225
  • Google
    309
  •