Definición ABC » General » Industrial

+

Definición de Industrial

Industrial
Principales Usos del término

El término industrial ostenta dos usos básicos relacionados. Por un lado industrial refiere a todo aquello que es perteneciente o relativo a la industria. Y por otro lado, la palabra se usa para designar al individuo que es dueño de una industria o que vive y se gana la vida a través del ejercicio de actividades industriales.

La transformación de materias primas en productos

Por su lado, una industria, será aquel conjunto de procesos y actividades que tienen como finalidad primera transformar las materias primas en productos elaborados de manera masiva. Existen diferentes y numerosísimos tipos de industrias los cuales estarán determinados por los productos que fabrican. Es decir, la industria automotriz se dedica a la producción de automóviles, la industria alimenticia a la fabricación de productos que se destinarán a la alimentación, entre otras tantas.

En tanto, estas industrias, para poder obtener, transportar y transformar estos productos naturales necesitarán, por un lado, de una serie de equipos y maquinarias y por otra parte de recursos humanos que manipulen y ejecuten las mismas en aquellos casos que sea necesario, para poder transformar esas materias primas de las cuales se sirven. Y a esa transformación de materia prima a producto se la designará popularmente como manufactura.

Revolución industrial, un acontecimiento bisagra en la industria

Desde prácticamente su origen, el hombre, ha tenido la necesidad de transformar los elementos de la naturaleza para poder aprovecharlos en orden a satisfacer alguna necesidad, por lo cual podría decirse que desde que el hombre habita el planeta ha existido la industria, sin embargo, el cambio radical que se produjo a finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII respecto del proceso de transformación de los recursos de la naturaleza y que se conoce mundialmente como Revolución Industrial es que se ha decidido marcar a este momento como el nacimiento formal de la industria. Porque sin dudas hubo un antes y un después de este acontecimiento histórico.

El cambio fundamental que trajo consigo la revolución industrial está dado por la disminución del tiempo de trabajo necesario para transformar a un recurso en un producto útil. Gracias a la implementación de lo que se denominaría modo de producción capitalista, se obtendría el beneficio, aumentando los ingresos y reduciendo los costos, porque a partir de la Revolución Industrial, la industria y las actividades manufactureras reemplazaron el trabajo manual mecanizando la mayoría de los procesos productivos que antes de este momento eran realizados a mano por los seres humanos.

Con esta sobrevinieron y se experimentaron una gran cantidad de transformaciones de tipo tecnológico, económico, social y cultural que incidieron por supuesto en la calidad y confort de vida de la población.

Por ejemplo, el diseño industrial y en orden a satisfacer la demanda de maquinaria de todo tipo, es la disciplina que se encargó y dedicó a la creación y desarrollo de productos industriales que a partir de ese momento fueron susceptibles de ser creados a gran escala y en serie.

Beneficios y desventajas de la industrialización

Una de las grandes consecuencias que trae la Revolución Industrial, como ya señalamos líneas arriba, es la producción en serie, que por supuesto supone grandes beneficios en materia económica, especialmente para los dueños de los medios de producción, ya que con la introducción de la máquina podrá obtener varios ejemplares de los productos en menos tiempo y con un costo menor.
Ahora bien, no podemos soslayar que esto trajo aparejado, en algunos productos, la falta de originalidad hecho que por supuesto atentó contra la singularidad que se le atribuía tradicionalmente a los mismos.

Este es el principal argumento que vierten los detractores de la producción en serie, la ausencia de personalidad y en algún punto también de calidad, algo que se suele atribuir especialmente a aquellos productos hechos a mano.

La valoración de lo hecho a mano

En la actualidad y ante el aluvión que existe de productos de todo tipo que son producidos de una manera seriada, los productos artesanales, que disponen de lo opuesto, de ese don particular que aporta el ser hechos por la manos de una persona y no por una máquina, están siendo ciertamente demandados y reclamados por los consumidores con gran predilección frente a aquellos producidos en serie por máquinas.

De alguna manera podríamos decir que se está viviendo un procesamiento social inverso al que ocurrió en las puertas de la Revolución Industrial, donde la novedad por poder encontrarse de manera sencilla y rápida con productos muy necesitados hizo que el proceso industrial avanzase hasta niveles increíbles que claramente podemos apreciar nosotros en el hoy.

Y claro, como contrapartida nos encontramos con esa necesidad de regresar, aunque sea con algunos productos, a aquel pasado que proponía cosas más originales, espontánea y naturales.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Industrial