Definición ABC » General » Imaginación

+

Definición de Imaginación

Una facultad mental que idealiza

Se llama imaginación a aquella facultad de la mente que nos permite representar en ella las imágenes de las cosas reales como de las ideales. La imaginación consiste en un ejercicio de abstracción de la realidad actual y en ese supuesto es donde mayormente se darán las soluciones a necesidades, la rienda suelta a deseos y a proyectos convertidos en realidad, preferencias, entre otras cuestiones. Las soluciones serán más o menos realistas de acuerdo a las posibilidades que tiene aquello imaginado de ser real o razonable.

 

Si aquello imaginado es fácilmente asequible, entonces, se lo llamará inferencia, pero si por el contrario no lo es, se lo denominará una fantasía.

Una fuerte conexión con el presente

La imaginación, básicamente lo que hace es representarse experiencias, hechos vividos, acontecimientos que se están atravesando en el ahora, ya sea de manera visual, auditiva, táctil u olfativamente, en tanto, aquellos hechos futuros que posiblemente se sucederán y que se imaginan se los experimenta en la imaginación también con un importantísimo potencial, casi como si se los estuviese viviendo. O sea, que mayormente la mente toma elementos, aspectos y personas de la vida real y cotidiana y los adapta a una nueva realidad imaginaria.

Imaginación

En la imaginación de cualquiera aparecerán entonces representados generalmente todos aquellos personajes, objetos, emociones, entre otros, más representativos para la persona y que son los que en definitiva más despiertan su interés, es decir, en los peores de los casos tendemos a imaginarnos cosas feas, horrorosas, repulsivas; mayormente, el mecanismo de la imaginación buscará imaginar aquellas cosas queridas, añoradas. Por ejemplo, alguien que durante toda su vida adoró a un determinado artista, seguramente, cuando deje volar su imaginación, se encontrará en esta representando situaciones muy felices en las cuales aparece con este sujeto digno de su admiración.

Pero por otro lado, la imaginación también nos permitirá emitir una conclusión al respecto de alguna situación.

Porque por ejemplo, un amigo nos cuenta una situación que vivió en la calle, entonces, nosotros al mismo tiempo que escuchamos su relato iremos buscando diferentes representaciones visuales alojadas en nuestra experiencia que nos permitirán acercarnos a diferentes conclusiones sobre el hecho que nos cuenta.

La imaginación en los niños

Si bien no hay una etapa o momento de la vida en la que encasillar a la imaginación debemos decir que esta acción de la mente tan común entre las personas dispone de una gran actividad durante la niñez. No es que un adulto no se imagine cosas ni mucho menos, en efecto también lo hace con aquellas cuestiones que tiene como proyectos o deseos y quiere que se cumplan, y entonces en ciertos momentos los imagina, sin embargo, no podemos soslayar que los niños pasan gran parte de su tiempo imaginando, especialmente fantaseando.

La inocencia y esa libertad ilimitada con la cual se desenvuelven los niños, sin dudas, contribuyen a darle rienda suelta a su imaginación sin vergüenzas y sin tapujos. Es decir, el niño, no tiene los pruritos que muchas veces disponen los adultos y entonces eso suma a la hora de no inhibirse y largarse a imaginar. Incluso los niños suelen crearse amigos imaginarios con los que establecen una relación afectuosa muy fuerte, llegando a verlos tan reales como si fuesen de carne y hueso.

En tanto, en los adultos, especialmente en aquellos que más ponen en práctica su imaginación, muchos, suelen tomar esa inclinación como un signo de inmadurez, aún si a través de ella producen cuestiones muy efectivas y satisfactorias. Entonces, esta consideración muchas veces termina estigmatizando a la persona y es cuando puede surgir la represión a la imaginación.

Más allá de lo comentado, debemos decir que la imaginación es una facultad de nuestra mente muy importante y está buenísimo que la utilicemos en cualquier momento de nuestra vida, porque nos ayuda a mantenerla activa y también porque imaginarse proyectos hechos realidad, entre otras cosas, ayudan a disponer de una mirada más positiva en la vida.

En definitivas cuentas, la imaginación, cumple un rol fundamental y determinante en la comprensión de la vida. Porque podemos entender y comprender objetos, relaciones y sacar más o menos un juicio de valor aproximado y si no tuviésemos esa posibilidad decididamente se nos haría más cuesta arriba actuar en la vida.

También, por imaginación se designa a aquella sospecha sin fundamento y a la facilidad que alguien dispone de crear o proyectar ideas nuevas.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"


 
Temas en Imaginación