Definición ABC » General » Fertilidad

+

Definición de Fertilidad



El término fertilidad designa a la capacidad que puede tener cualquier ser vivo para producir descendencia. En este sentido, todos los seres vivos tienen como principal función la de continuar la existencia, por lo cual todos ellos han sido dotados con la capacidad para reproducirse y crear a partir de los adecuados procesos de fertilización a seres iguales a sí mismos. El término fertilidad también puede ser utilizado para hacer referencia a los suelos que son ricos en nutrientes y microorganismos y que permiten a partir de esto que las plantaciones sean más fuertes, saludables y de mejor calidad.

En términos humanos, la fertilidad es algo con lo que supuestamente todos contamos. Esta sirve para que podamos, al igual que los animales y las plantas, mantener la especia a través de la reproducción continua entre generaciones. La fertilidad se hace presente cuando dos individuos de distinto sexo combinan óvulos (de la mujer) con espermatozoides (del hombre) y a partir de esta combinación se comienza a formar un nuevo ser humano que crecerá en el vientre de la mujer alrededor de nueve meses antes de nacer. Usualmente, debido a esta última circunstancia, la idea de fertilidad suele estar asociada con la mujer e históricamente muchas civilizaciones y sociedades colocaban en figuras míticas femeninas el don de la fertilidad. Así, por ejemplo en la Antigua Creta las diosas vestales eran aquellas diosas portadoras de la fertilidad y responsables de asegurar que tanto los seres humanos como los suelos tuvieran también esa capacidad.

Dicho esto, es importante señalar que muy comúnmente pueden los seres vivos presentar problemas de infertilidad que impiden reproducir la especie. En este sentido, los seres humanos son quizás quienes más sufren esta situación ya que en muchos casos la decisión de tener un bebé es algo buscado y la infertilidad puede volverse el obstáculo o impedimento más importante y doloroso a sortear. Por suerte, muchas opciones médicas existen hoy en día que buscan solucionar esta situación a partir de diferentes tratamientos. Uno de ellos, la fertilización in vitro, por ejemplo, supone la obtención de los óvulos y de los espermatozoides de manera separada y su combinación posterior en ámbitos estables y mucho más propensos para la fertilización que los organismos de aquellas personas que sufren de esta deficiencia.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"