Definición ABC » General » Fe

+

Definición de Fe

feNos referimos a la fe como la seguridad o confianza que tenemos en ciertas personas, situaciones, filosofías, opiniones o doctrinas. También podemos definirla como la esperanza en aquellas cosas que no vemos, pero que sabemos que son ciertas, a pesar de que no se sustenten en pruebas. Más que deseos puede parecerse en cierto modo a una creencia, aunque no del todo, pues una creencia está arraigada en la mente, mientras que la fe se aloja en el corazón. Actuamos en la fe cuando no contamos con ninguna garantía ni certeza de que algo vaya a ocurrir. Es una expresión de un anhelo que va más allá de la mente consciente.

Se designa con el término de Fe a la firme y absoluta convicción que tiene una persona acerca de que determinada cosa es verdad o cierta. Los dos factores que determinarán la veracidad de nuestra Fé son, por un lado y en primer lugar, aquellos elementos en los que se haya decido confiar y por otro lado y en segundo lugar, la concordancia entre lo corroborado con lo obtenido.

De acuerdo a expertos en diversas áreas del conocimiento, el ser humano tiene una necesidad innata de creer en algo superior a él, como respuesta a aquello a lo que no puede dar una explicación racional

El término Fe ostenta una especial significación y creencia en un contexto de tipo religioso, ya que la fe, por ejemplo, en la doctrina religiosa, está vista y entendida como una virtud que observa o debería observar el buen cristiano. La Fe para el cristianismo o para cualquier otra religión es aquella fuerza interior que le permite al hombre someterse a las peores situaciones y tomarlas a estas a favor del grupo religioso que representa en nombre de Dios. Aquel que en su ser observa la fe podrá no solamente poner a los demás de su lado, sino también llevarlos a alcanzar el objetivo común propuesto por Dios.

Hay razones muy importantes por las que necesitamos de la fe en nuestra vida y son independientes a la religión que cada quien profesa, pues es bien sabido que todas las doctrinas o filosofías comparten beneficios universales.


La expresión original del corazón humano

Cuando nacemos, funcionamos a través del corazón, no de la mente. Cuando comenzamos nuestra educación formal, la mente se hace cargo y el corazón es relegado a un segundo plano, por lo que nuestra vida se rige a través del intelecto, de la lógica. Nos preguntamos, por qué y cómo suceden las cosas y encontramos siempre las respuestas en un nivel intelectual, pero ciertos sucesos no se pueden ser entendidos ni analizados por la inteligencia, solo por el corazón. El corazón siempre está en busca de apoyo, seguridad, compasión, amor y afecto. La mente puede pensar y aspirar a cosas buenas, pero fácilmente se desvía de ellas.

La fe nos hace mejores personas

La mayoría estaría de acuerdo en que la fe nos hace ser mejores. Todas las religiones comparten la idea de apoyarse unos a otros y nos alientan a dar lo mejor de nosotros a los demás. Casi todos los tipos de fe promueven la bondad, el cuidado y el amor a los demás y nos motivan a llevar a cabo buenas obras en favor de terceros, ya que con ello crecemos como seres humanos.

Fe-3

Creer en nosotros mismos

La fe da sentido a nuestras vidas. Es el núcleo de lo que somos y la base de nuestro sistema de creencias. Muchas personas generalmente asocian la fe con la creencia en algún dios o deidad, pero en realidad es mucho más. Es confiar en que lograremos nuestros sueños porque trabajamos para que así sea; es la certeza de que seremos felices siempre, pues lo merecemos y hacemos lo que amamos.

Tenemos la capacidad de alcanzar cualquier cosa que nos proponemos, pero si no tenemos confianza en nosotros, difícilmente podremos hacerlo. La fe en uno mismo comienza con una alta autoestima y una actitud optimista ante cualquier desafío que se presente. Tendremos además que tener muy claro lo que queremos lograr y trabajar arduamente en ello. Es importante no confundirnos: tener fe no implica que las cosas llegarán de manera automática, es necesario esforzarse en hacer que sucedan.

Por otro lado, a lo largo de nuestra vida enfrentaremos situaciones adversas y es importante tener fe en nuestra capacidad para resolverlas. Como ejemplo podemos tomar aquellos casos en los que algún enfermo que ha sido desahuciado, se recupera de manera “inexplicable” para los médicos.

La fe en nosotros, en los demás y en un ser superior, necesita ser alimentada con responsabilidad, para fortalecerse.

Fotos: iStock - baona / Irina Behr

 
 
 
Temas en Fe
 

Redes Sociales

  • Facebook
    48502 fans
  • Twitter
    2244
  • Google
    328
  •