Definición ABC » General » Examen

+

Definición de Examen



Un examen o también test o prueba, como además se lo conoce, es un tipo de evaluación que puede ser escrita, oral o a raíz de la creciente participación de la tecnología en nuestros días, a través de una computadora y que tendrá como objetivo final medir los conocimientos, aptitudes, opiniones o habilidades que ostenta una persona respecto de una determinada materia, situación o campo.

Preeminentemente, es el ámbito educativo el que más ha impuesto esta modalidad, como medida para saber cuando un alumno está flojo en alguna de las cuestiones que se le ha enseñado o cuando está en condiciones de avanzar hacia estadios de conocimiento un poco más complejos. Sin embargo, en los últimos años, otros ámbitos como ser la psicología o los recursos humanos, en el campo laboral, utilizan mucho la modalidad del examen para evaluar los posibles futuros rendimientos que puede desplegar una persona que se postula para determinado cargo en una empresa, por ejemplo. En este contexto, los exámenes psicológicos han sido validados mediante múltiples evaluaciones previas que incluyen la aplicación de procesamientos estadísticos más o menos complejos. Estas estrategias de validación permiten su implementación en diferentes contextos sociales y culturales; por lo tanto, más allá de la adaptación necesaria a cada idioma, la misma prueba o test psicológico puede utilizarse en sujetos de distintas nacionalidades, lo que no reduce su valor.

Pero el examen no es una prueba de conocimiento o aptitud que se le deba a las bondades de la modernidad… todo lo contrario, sus orígenes los encontramos ya en el Imperio chino, allá por el año 605, aunque claro, su aplicación sistemática como método de evaluación en las escuelas es relativamente reciente. Fue en tiempos de la Prusia del siglo XIX cuando empezaron a considerarse los primeros exámenes como los conocemos en la actualidad, aunque debe admitirse que se han modificado en forma ostensible a lo largo de las décadas.

Los exámenes pueden estar estructurados a través de varias preguntas que exigirán el desarrollo por parte de la persona sujeta a evaluación o bien mediante una metodología, muy posmoderna, que prima desde los últimos años y que se denomina multiple choice, en la cual se hace una pregunta y además se ofrecen a continuación una serie de respuestas, algunas bastante tramposas entre las que deberá decidirse el estudiante o postulante. En experiencias recientes, se ha demostrado un descenso general en los resultados de los exámenes por opción múltiple en los ámbitos universitarios, lo que ha motivado una variante pragmática a la hora de la corrección. Así, en forma tradicional, se proponía establecer un umbral o punto de corte para la aprobación, en general equivalente al 60% de las respuestas. Dado que en muchos casos el porcentaje de desaprobados es elevado, se ha sugerido determinar la mediana de las puntuaciones en el grupo de alumnos para aprobar a todos aquellos casos que se sitúan por encima de ese nivel. Aunque este método ha sido criticado, la caída de la capacitación educativa ha encontrado en esta estrategia una vía de escape para aumentar el número de aprobados, acaso tan tramposa como muchas preguntas de los multiple choices.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"