Definición ABC » General » Estereotipo

+

Definición de Estereotipo



El concepto de estereotipo ha ido evolucionando a través del tiempo y lo que originalmente se utilizaba para denominar a la impresión tomada de un molde de plomo de la original para luego ser repetidos en una imprenta, hoy se amplió y se usa mucho más también para identificar y nombrar a aquellas personas que normalmente se agrupan y comparten, ya sea cualidades o características físicas. Por ejemplo, aquellas personas estudiosas y que además están acompañadas por una serie de características físicas como ser anteojos, el pelo cortado y peinado extremadamente prolijo, convencionalmente, son el estereotipo de lo que se conoce como nerd o traga, según las culturas de las cuales provengamos.

Corriéndonos de las definiciones actuales y pasadas, el estereotipo no es ni más ni menos que una generalización. Esta generalización no sólo actúa de manera física o exterior, sino también en relación a lo actitudinal y el comportamiento. Por ejemplo, un estereotipo conocido es el impuesto por la moda femenina, de que las medidas perfectas del cuerpo de mujer es 90 60 90. Eso sería una generalización exterior o física. Pero también imaginemos en el pasado, nuestras abuelas, como mujeres tenían un comportamiento muy diferente al de las mujeres de hoy: las mujeres de décadas pasadas tenían el estereotipo de que la mujer era sumisa, más tranquila y relajada que el hombre, no era apta para puestos laborales, y en general, se ocupaban de las tareas del hogar o la crianza de los niños. Esto ha cambiado mucho en la era actual. El estereotipo de la mujer es mucho más activo, laboralmente y académicamente.

Para los seres humanos, sin excepciones, es muy difícil sustraerse de este tipo de cuestiones, asimismo como el prejuicio sobre situaciones y personas es parte de nuestras vidas, el estereotipo también sigue este mismo camino.

Sin dudas habrá y hay estereotipos a los cuales nos guste pertenecer, por ejemplo, cuando pensamos en alguien flaco, alto y con rasgos muy armónicos en su cara, inevitablemente, nos refiere al estereotipo de la o del modelo. Pero claro, también está la situación anterior que les comentaba más arriba, la del traga o nerd, en la cual la generalización o estereotipo no resulta ser tan agradable, ni simpática como la de la modelo.

La moda, el mercado y el ideal de consumo son los creadores de la mayoría de los estereotipos sociales que hoy en día podemos encontrar. Los y las modelos imponen su estereotipo físico de anatomía perfecta, las series de TV muestran adolescentes en edad escolar que todos los jóvenes televidentes quisieran lograr ser… Por eso, también los medios de comunicación, sobre todo la televisión, por el uso que hace de la imagen y de lo visual es mucho más influyente en cuestión de “modas” que sus otros compañeros: la gráfica y la radio. En ese sentido, el mercado impone la creación de “deseos” y de “necesidades”, que impulsan a la persona a desear arribar al estereotipo en busca de ostentar el nivel de vida que se muestra y que correspondería a él. Por ejemplo, si usar zapatillas de tal marca, anteojos de sol de tal otra, y tener un auto de ese modelo, nos convierte automáticamente en alguien “cool”, que denota alto poder adquisitivo o un nivel de vida lujoso.

El camino seguro de estas generalizaciones a veces desemboca en casos de encasillamiento de las personas antes de conocerlas y ahí entra en juego el famoso prejuicio: “ah no, no me junto con el chico de anteojos porque seguramente es aburrido y está todo el día sentado detrás de un libro”. En tanto la situación podría agravarse y no quedarse nada más que en un prejuicio y avanzar en el fomento de situaciones de discriminación. Por ejemplo, fueron de relevancia pública casos de agresión a través de redes sociales como Facebook a chicos de secundaria, por ejemplo, por ser estudiosos, lindos o exitosos.

Lamentablemente, aunque tanto desde el seno académico como puede ser la escuela, o desde el plano familiar, se trabaje para que los chicos no caigan en estas generalizaciones a veces tan peligrosas, sin dudas, la televisión o el cine, que tienen una presencia tan importante en las vidas de los más jóvenes, son las que más fomentan esto de los estereotipos.

 

Si te gusta la nota, ayuda por favor con un "me gusta"